Los mercados sufrieron ayer una fuerte penalización con la vuelta de la incertidumbre sobre el crecimiento a nivel global y la subida de los tipos de interés. De hecho, el FMI altertó a comienzos de esta semana de que si continuan las tensiones comerciales podría derivar en un deterioro en el sentimiento del riesgo de los inversores.

El Dow Jones cayó más de 1.300 puntos en las sesiones del miércoles y el jueves aunque, en la preapertura y viendo la tendencia de los mercados europeos, algunas de estas pérdidas se podrían haber recuperado a finales de la semana.


En una entrevista con la CNBC, Lorenzo Bini Smaghi, presidente de SG ha dicho que el reciente descalabro de los mercados ha actuado como una valvula de seguridad para prevenir una crisis mayor en próximos meses.  "Pienso que, cuando atraviesas estos momentos en los ciclos de mercado, es mejor tenerlos antes que al final del ciclo" ha comentado antes de agregar que "hasta cierto punto, si esto no crea mucho contagio financiero, creo que quizás sea saludable para la economía".