Los principales índices de la bolsa de Nueva York caen en la apertura de la sesión. Así, Wall Street reanuda su actividad con descensos, tras el festivo de ayer, antes de que se publique las actas de la última reunión de la Reserva Federal, mientras la rentabilidad de los bonos de EEUU permanece en máximos y sube el VIX. En el apartado empresarial la atención está puesta en los resultados de Wal Mart y Home Depot.

Apertura con descensos en Wall Street después de que ayer permaneciese festivo por la celebración del Día del Presidente, los futuros de la bolsa de Nueva York anticipan una vuelta a la actividad con caídas.


El viernes los mercados de renta variable estadounidense cerraron mixtos, con el Dow Jones progresando un 0,08%, completando una semana de recuperación tras las fuertes pérdidas de la anterior. El S&P 500 avanzó un ligero 0,04%, mientras que el Nasdaq, sufrió un retroceso del 0,23%.

A la espera de la publicación de las actas de  la última reunión de la Reserva Federal, que tendrá lugar mañana, el interés del bono de EEUU se sitúa en el 2,91%, después de tocas sus máximos de 2014 la semana pasada. Por su parte, el rendimiento de los bonos a dos años, en el 2,22% alcanza niveles de hace nueve años.

El reciente aumento en las tasas de interés ha mantenido a Wall Street nervioso ya que los inversores temen que una mayor inflación pueda llevar a la Reserva Federal a ajustar la política monetaria más rápido de lo esperado.

Los operadores están valorando en un 83% la posibilidad de que la Fed suba nuevamente sus tasas principales en marzo, según la herramienta FedWatch del Grupo CME.

Índice VIX también subió hasta marcar 21,26, ligeramente por encima de los 19,46 del viernes, aunque todavía lejos de los 50 puntos que alcanzó durante la semana en la que tuvo lugar la corrección.

Asimismo, en EEUU se reanuda la presentación de resultados, destacando las cuentas de Wal Mart y Home Depot, con ganancias más débiles de lo esperado en el primer caso, y por encima de las previsiones en el segundo.

Walmart consiguió un beneficio neto atribuido de 9.862 millones de dólares en su último ejercicio fiscal, lo que representa una caída del 27,7% respecto del año anterior, según informó la multinacional. La cifra de negocio de la compañía en el conjunto del pasado ejercicio sumó un total de 500.343 millones de dólares, un 3% más que en 2016.

En el cuarto trimestre, la multinacional ganó 2.175 millones de dólares, un 42,1% menos que en el mismo periodo de 2016, incluido un impacto positivo de 207 dólares derivado de la implementación de la reforma tributaria de EEUU.

Por su parte, la empresa estadounidense de bricolaje y reformas The Home Depot obtuvo un beneficio neto de 8.630 millones de dólares en 2017, una cifra que supone una mejora del 8,4% en comparación con el resultado del año anterior.

En el cuarto trimestre, obtuvo un beneficio neto de 1.779 millones de dólares, un 2% más que en el mismo periodo de 2016, registrando un impacto fiscal negativo de 127 millones de dólares derivado de la implementación de la reforma tributaria impulsada por Donald Trump.

En el apartado empresarial, también destaca que  Qualcomm ha decidido elevar su oferta para hacerse todas las acciones en circulación del fabricante NHP Semiconductors por 127,50 dólares por título, lo que supone una mejora del 16% y valorar a la compañía en unos 44.000 millones de dólares.

Así las cosas en la apertura de la sesión en Wall Street, el Dow Jones baja un 0,40%; el S&P 500, un 0,41%, el Nasdaq, un 0,42%.

Con el índice industrial en los 25.117,37 puntos, las ganancias las lidera Home Depot, que sube un 1,33%, por delante de 3M, que avanza un 0,77%, y de Intel, que se revaloriza un 0,48%.

Las pérdidas las encabeza Wal-Mart, que cae un 7,62%, seguido de Nike, que cede un 1,10% y de General Electric, que retrocede un 0,96%.

En el inicio de la jornada en EEUU el euro sigue perdiendo fuerza frente al dólar y se intercambia a 1,235 billetes verdes.

En el mercado de materias primas, el precio del petróleo Brent de referencia en Europa baja un 0,84%, hasta los 65,06 dólares, al tiempo que el West Texas estadounidense avanza un 0,58%, hasta los 61,91 dólares por barril.