Los principales índices de la bolsa de Nueva York registran subidas en la apertura de la sesión, tras cerrar el viernes con caídas que superaron el 2%. Los avances se producen después de que durante el fin de semana miembros de la administración Trump hayan intentado rebajar la tensión, afirmando que aún queda tiempo para llegar a un acuerdo. Así, el Dow Jones logra superar los 24.000 puntos.

En la apertura de la sesión Wall Street cambia la tendencia con la que cerró el viernes y registra ganancias una vez que parece que se reducen las tensiones comerciales entre EEUU y China.

La última sesión de la pasada semana, el mercado de renta variable estadounidense registró descensos debido a la última amenaza de aranceles de Donald Trump a las importaciones chinas por valor de 100.000 millones de dólares. Las preocupaciones sobre una guerra comercial aumentaban con la respuesta de Pekín donde indicaba que China estaba preparada para responder con un contraataque.

Además, antes de que comenzase la sesión, un informe del Departamento de Trabajo mostró que las nóminas no agrícolas aumentaron en 103.000. Si bien el crecimiento anual de los ingresos medios por hora, aumentaron al 2,7%, se mantuvo por debajo del 3% necesario para que aumente la inflación hacia el objetivo del 2% de la Reserva Federal.

Las acciones se sumaron a las pérdidas y tocaron mínimos por la tarde, después de que el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijese que el banco central de Estados Unidos probablemente necesite seguir subiendo los tipos para mantener la inflación bajo control.

Sin embargo, a lo largo del fin de semana, desde el lado estadounidense se ha querido rebajar la tensión. Y es que ayer dos de los principales colaboradores del presidente Trump, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el nuevo asesor económico, Lawrence Kudlow, intentaron bajar algo la tensión, señalando que las sanciones no son inminentes y que hay mucho tiempo para llegar a un acuerdo y dar un paso atrás en una posible guerra comercial.

Por el contrario, hoy China ha intensificado sus ataques contra la administración Trump culpando a Washington de las fricciones y repitiendo que era imposible negociar en "las circunstancias actuales".

"Bajo las circunstancias actuales, ambas partes no pueden tener conversaciones sobre estos temas", dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Geng Shuang, a los periodistas en una rueda de prensa. Los comentarios se producen después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, predijera el domingo que China eliminará sus barreras comerciales, y expresó su optimismo de que ambas partes puedan resolver el problema a través de conversaciones.

En una jornada de escasas referencias macroeconómicas, la atención ya se centra en la temporada de resultados en Wall Street, para la que el mercado espera unos resultados muy positivos,  con las compañías integrantes del S&P 500 presentando un incremento de sus beneficios del 17% en tasa interanual, la tasa más elevada en un trimestre desde el primer trimestre de 2011, cuando los beneficios aumentaron el 19,5%.

El viernes se inicia de forma oficiosa la temporada de presentaciones en Wall Street con tres de los grandes bancos estadounidenses dando a conocer sus cifras: Citigroup, JP Morgan y Wells Fargo.

Por otro lado, en el apartado macroeconómico, la semana presenta dos referencias macroeconómicas clave. La primera, la inflación americana del miércoles, cuya previsión es que se reduzca en dos décimas, hasta el 2,2%. Para la tasa subyacente (sin energía ni alimentos frescos, por ser más volátiles) la previsión también es que baje, en tres décimas, hasta el 1,8%. “Superar la frontera de +2,0% en la subyacente, que es la tendencial, exigiría una reflexión y reavivaría el temor a una Fed más dinámica con Powell al frente”, explican desde Bankinter.

Y la segunda, el temor a que Moody’s se decida el viernes a bajar la perspectiva sobre la deuda americana desde “Estable” hasta “Negativa” o, al menos, hasta “Credit Watch” o “En Vigilancia”. “Moody’s otorga actualmente la máxima calificación a Estados Unidos (Aaa, equivalente a la AAA de S&P) y reducir su perspectiva sin mover su rating sería una forma avisar sobre el deterioro de las perspectivas de Déficit Fiscal y Deuda Pública tras la Reforma Fiscal”, consideran los mismos expertos.

Con todo, en la apertura de la sesión, el Dow Jones sube un 0,66%, el S&P 500, un 0,64% y el Nasdaq, un 0,81%.

Con el índice industrial en los 24.090,85 puntos, solo un valor registra descensos: P&G, que se deja un 0,15%.

Por el contrario, la mayor subida es la de Merck&Co, que avanza un 2,47%; por delante de Boeing, que sube un 2,39%, y de Caterpillar, que repunta un 2,35%.

En el arranque de la jornada en Wall Street, el euro repunta frente al dólar y se intercambia a 1,231 billetes verdes.

Mientras tanto, en el mercado de materias primas, el precio del petróleo Brent de referencia en el Viejo Continente sube un 1,58%, hasta los 68,10 dólares por barril, al tiempo que el West Texas estadounidense avanza un 1,48% hasta los 62,97 dólares por barril.