Los principales índices de Estados Unidos comienzan con ligeras caídas como reacción a las palabras de Donald Trump hace unas horas cuando ha comentado que el dólar estaba demasiado sobrevalorado.

Aunque la divisa americana ha logrado parar algo las caídas, el dollar index se dirige a su cuarta jornada consecutiva de caídas tras haber  perforado la media móvil de 200 sesiones el miércoles.

Así, el S&P 500 ha comenzado con un descenso del 0,26%, el Dow Jones se dejaba un 0,29% en los primeros compases de la sesión y el Nasdaq cedía un 0,18%.

En sus últimos comentarios al Wal Street Journal, el presidente de Estados Unidos ha reducido la tensión con China y con Janet Yellen. En concreto ha señalado que el país asiático no manipula las divisas y que no descarta proponer a la presidenta de la FED para un segundo mandato.

El mercado también está marcado hoy por una baja contratación, normal en un día festivo en Europa y Estados Unidos ya que se avecinan cuatro días con los mercados cerrados.

La gran banca americana ya ha comenzado a publicar sus cuentas. Así, JP Morgan ha superado las estimaciones de beneficio en el primer trimestre del año gracias a un mayor aumento de lo esperado en la concesión de créditos y en los ingresos de su unidad de trading.

El beneficio por acción se ha situado en 1,65 dólares por acción, por encima de la media de los analistas. La propia firma apunta que la unidad de trading de bonos ha generado un 17% de ventas más, sobre todo tras la subida de los tipos de interés y la incertidumbre electoral en Europa.

También ha publicado Citigroup, que ha generado los mayores ingresos de su unidad de trading en renta fija en tres años. El beneficio neto de la firma subió un 17% hasta 4.090 millones de dólares, o 1,35 dólares por acción, mejor también que lo esperado por los expertos.

Todo lo contrario ha ocurrido con Wells Fargo, cuyo beneficio neto se ha mantenido sin cambios en 5.460 millones de dólares (1 dólar por acción) con respecto al año pasado.  La cifra es inferior a la prevista por los analistas.

Los datos se conocen en el día en el que se conoce que Berskhire Hathaway, la firma de inversión de Warren Buffett ha retirado su autorización a la FED para comprar más acciones de la firma y mantener su participación por debajo del 10% actual.