Los futuros de los principales índices de la bolsa de Nueva York registran ganancias antes de que dé inicio una sesión en la que la atención está puesta en la presentación de resultados, entre los que destacan los de los bancos, JP Morgan y Wells Fargo. Así, el Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq sumarían nuevos récords.

Los futuros del Dow Jones suben un 0,34%, los del S&P 500, un 0,14% y los del Nasdaq, un 0,20%, después de que Wall Street cerrase la sesión de ayer alcanzando nuevos máximos históricos, una vez que China desmintiese la información de que no compraría más bonos americanos. El S&P500 lleva 14 meses sin presentar una corrección desde máximos relativos superior al 3%, subrayan desde Alphavalue.

La atención en la sesión de hoy estará puesta en el inicio de la temporada de presentación de resultados de grandes empresas en EEUU, con las cuentas de JP Morgan y Wells Fargo.

En cuanto a JP Morgan, el mayor banco estadounidense por activos, obtuvo un beneficio neto de 24.441 millones de dólares al cierre del ejercicio 2017, lo que supone un resultado un 1,2% inferior al del año anterior como consecuencia del impacto negativo extraordinario de 2.400 millones de dólares a raíz de la implementación de la reforma fiscal impulsada por Donald Trump.

Por su parte, la gestora de fondos estadounidense BlackRock obtuvo un beneficio neto atribuido de 4.970 millones de, lo que supone un récord y un incremento del 56,7% respecto a las ganancias obtenidas el año anterior.

Wells Fargo publicará sus resultados definitivos tras el cierre de los mercados.

En el apartado macroeconómico, al otro lado del Atlántico se conocerá el dato de IPC de diciembre y las ventas minoristas del mismo mes. Asimismo, se espera la comparecencia del presidente de la Fed de Boston, Eric Rosengren, y de su homólogo de Filadelfia, Patrick Harker.

Así, vuelve la tranquilidad a Wall Street después de que el miércoles Bloomberg informara de que China estaría pensando reducir la compra de deuda soberana estadounidense. Sin embargo, el jueves el regulador nacional de divisas de China desmintió y la intención del país de reducir o abandonar sus compras de bonos estadounidenses, explicando que las informaciones publicadas en este sentido "han citado a la fuente errónea o son falsas".

Antes de la apertura de la sesión en EEUU, el euro se cambia a 1,212 dólares.