Los principales índices de Wall Street abren de forma dispar. El primer en desmarcarse de las subidas es el Dow Jones, lo que le aleja de los 21.000 puntos. Los inversores tienen en la retina los escasos detalles de la reforma fiscal que ayer dio el Ejecutivo y que, a juicio de muchos, será difícil de sacar adelante en el Congreso. Mientras tanto, queda el refugio de los resultados empresariales. Hoy Amazon y Alphabet suben con fuerza gracias a sus cuentas. Mientras, en el mercado de divisas el EURUSD vuelve a subir a 1,09 unidades. 


Ultima sesión de la semana y del mes. Para finiquitar estos períodos los índices de Wall Street abren en color mixto. El Dow Jones se colorea de rojo, por lo que posterga el ataque a los 21.000 enteros una vez más. 

Entre los ingredientes que aderezan la apertura de hoy se encuentran los detalles sobre la reforma fiscal que ayer presentó Donald Trump. Estos detalles no son gran cosa y los expertos consideran que Trump tendrá problemas para convercer a su propio partido y al Congreso para que aprueben toda la reforma. Por tanto, un factor que tanto han descontado los mercados este año, podría postergarse hasta 2018 y no cumplir con las expectativas. 

Como refugio para los inversores quedan las cuentas empresariales. En este sentido, Amazon sube con fuerza en la apertura después de superar las previsiones de beneficios del primer trimestre. La compañía mejoró las ventas online y el negocio en la nube. Las ventas dentro de Estados Unidos suben más del 23% y las ventas netas suben más del 22%.

Alphabet se dispara más de un 4% también tras presentar unas unas ventas trimestrales mejores de lo esperado. Las ventas de publicidad suben el 18,8% y despejar algunas dudas con respecto a lo que estaba pasando con los anunciantes en YouTube.

En el plano macro, en unos minutos conoceremos el indicador de directores de compra de la región de Chicago y la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan. Luis Javier Díez, analista independiente, recuerda que "muchas personas han estado notando que hay una divergencia bastante importantes entre el sentimiento del consumidor, que está muy alto, y lo que realmente está soltando de su cartera, cosa que ratifica el frenazo en el gasto del consumidor que hemos visto en el PIB".