La bolsa estadounidense inicia la jornada con muchas dudas y a la baja después de la publicación de las cuentas de la enseña de la manzana que han estado por debajo de las estimaciones del consenso de mercado. Además, los inversores estarán muy pendientes del comunicado de la Reserva Federal, después de la reunión que concluye el día de hoy.

Así pues, el S&P 500 inicia el día con descensos del 0,17%, el Dow Jones pierde un 0,20%, mientras que el Nasdaq cede un 0,36%.

Llegamos a un punto importante del mercado norteamericano ya que hoy tenemos la última sesión de la reunión de la Reserva Federal en donde sabremos si mueven los tipos de interés, alguna pista sobre el camino y ritmo del ciclo de subidas de tipos de interés, o su opinión sobre el bajo producto interior bruto que tuvo la economía de Estados Unidos en el primer trimestre.

El resto de factores, o casi todos ellos, sigue estando en el mismo sitio: se mantiene la incertidumbre con el rendimiento político de Donald Trump ya que cada semana que pasa y no tenemos encima de la mesa el proyecto final y aprobado por el Congreso de la rebaja fiscal y de la inversión en infraestructuras, mayor es la decepción que tiene todo el mundo porque la repercusión en la economía se retrasará cada vez más.

También, se mantiene constante la tensión geopolítica con los ánimos cada vez calentándise más en la zona de Corea del Norte en donde hay maniobras conjuntas entre Corea del Sur, Japón y Estados Unidos, con sobrevuelo de la península de Corea de bombarderos norteamericanos, lo que ha levantado el comentario de China diciendo que por favor todo el mundo se calme.

Quitado lo anterior, nos quedan los datos macro y además los resultados empresariales.

Con respecto a los datos macro, el viernes tenemos el de creación de empleo del mes de abril y hoy hemos tenido el aperitivo en forma de estimación de dicha cifra por parte de ADP. La cifra del mes anterior ha sido revisada a la baja pero la del mes actual ha quedado un poquito mejor de lo esperado, aunque se nota muchísimo una desaceleración muy fuerte. Recordemos que el producto interior bruto del primer trimestre ha decepcionado y ahora todo el mundo está obsesionado con todos los datos macro encima de la mesa que existen para ver si en el segundo trimestre tendremos un repunte. No faltan las voces que piensan que el bajo rendimiento de la economía en el primer trimestre hay que achacárselo directamente a Donald Trump.

Esto no acaba aquí, ya que 15 minutos después de la apertura tendremos la lectura del índice de directores de compra del sector servicios final del mes de abril y también el compuesto. Recuerden que si el compuesto se mete en una especie de tendencia alcista, las perspectivas de crecimiento se mantienen o incluso aumentan.

30 minutos después de la apertura tendremos el ISM de no manufacturas, así que podríamos ver volatilidad en ese intervalo de 15 minutos.

Además, el sector de energía debe estar vigilado porque ayer conocimos la estimación de inventarios semanales de crudo por el Instituto API que reflejan una fuerte bajada de la reservas no sólo de crudo sino también de destilados. Hora y media después de la apertura tenemos las cifras oficiales, así que también podríamos tener volatilidad en ese momento.

Pasando los resultados empresariales, la estrella indiscutible son los de Apple. Las cifras en cierto sentido son buenas, pero las perspectivas y esperanzas que se le ponen a la compañía son siempre extraordinariamente elevadas. Sabiendo que el verdadero director de su economía es el iPhone, cualquier movimiento y cambio de tendencia en los consumidores que haga que cambie la cierta estacionalidad de su comportamiento, tiene repercusiones muy fuertes.