Los principales índices de la bolsa de Nueva York se dividen entre las pérdidas y las ganancias en la apertura de la sesión tras conocerse que las ventas minoristas cayeron en agosto, igual que la producción industrial, además de por la incertidumbre generada de nuevo por Corea del Norte.

Inicio de la última sesión de la semana sin un rumbo claro en Wall Street, después de que Corea del Norte haya disparado un nuevo misil que ha sobrevolado Japón, después de que hace unos días la ONU impusiera unas duras sanciones al régimen de Kim Jong-un por su última prueba nuclear.

En la sesión de ayer, el Dow Jones con un nuevo récord por tercera sesión consecutiva, mientras que el S&P 500 y el Nasdaq retrocedieron desde máximos históricos alcanzados el miércoles. Los tres indicadores registran subidas de entre el 1,1% y el 1,9% en el acumulado semanal, a la espera de lo que suceda hoy.

La primera referencia macroeconómica al otro lado del Atlántico ya ha sido conocida. Las ventas minoristas descendieron en agosto debido a que el paso del huracán Harvey habría afectado las compras de vehículos, lo que también podría sugerir una moderación del gasto de los consumidores en el tercer trimestre.

Según ha informado el Departamento de Comercio las ventas minoristas bajaron un 0,2% en  agosto, mientras que el dato de julio fue revisado a la baja hasta un crecimiento del 0,3%, tres décimas menos.

Los analistas esperaban un crecimiento del 0,1%.

Una vez conocido el dato, se ha elevado la probabilidad de que se produzca una subida de tipos en la reunión de la Reserva Federal de diciembre hasta el 53%, frente al 51% al que avanzó tras conocerse ayer el dato de inflación.

También se ha publicado ya la producción industrial, que bajó un 0,9% en agosto, frente al incremento del 0,2% de julio.  El dato del octavo mes del año contrasta con el incremento esperado por el consenso, del 0,1%.

Además, hoy se dará a conocer el Índice de confianza de consumidor de la Universidad de Michigan preliminar de septiembre, con una previsión de 95 puntos, desde los 87,7 puntos anteriores.

Así las cosas, el Dow Jones sube un 0,19%; mientras que el S&P 500 cede un 0,05%, y el Nasdaq, un 0,04%.

Con el índice industrial en los 22.236,19 puntos, Verizon lidera las subidas al avanzar un 0,81%, por delante de J&J y de UnitedHealth, que suben un 0,81% y un 0,60%.

En el lado contrario, IBM encabeza las pérdidas al ceder un 0,675, por delante de Pfizer y de Intel, que pierde un 0,43% y un 0,41%, respectivamente.

En el plano empresarial, Oracle presentó ayer sus cuentas tras el cierre de mercado, superando las previsiones del consenso tanto en ingresos (2% mejor de lo esperado) como en BPA (+2,5%).

Las acciones de la compañía, que se sitúan en máximos históricos tras apreciarse un 40% en lo que va de año, pierden un 5,82%.

United Continental, Spirit Airlines y American Airlines, bajan entre un 2,25% y un 1,81% después de que JPMorgan haya revisado a la baja la recomendación de las tres compañías.

Por otro lado, según publica Bloomberg, General Motors ha llamado a revisión a 2,5 millones de vehículo en China, mientras que el grupo cerró ayer con una subida del 2,5%, tras los positivos comentarios de una entidad bancaria norteamericana.

En cuanto a las compañías automovilísticas, Ford ha anunciado que ampliará en 700 empleados la nueva planta de Rusia.

Por su parte, la compañía de carsharing Uber ha anunciado que abrirá su sede para el Sur de Europa en Madrid.

A la espera de la reunión de la Reserva Federal (Fed) que tendrá lugar los próximos 19 y 20 de septiembre, y en la que se espera que el banco central deje sin cambios los tipos pero dé alguna pista sobre su política para reducir su balance, el euro avanza hasta los 1,197 dólares.

En la apertura de Wall Street los precios del petróleo se estabilizan después de las subidas registradas gracias a la estimación de la OPEP de una mayor demanda de su petróleo en 2018, al mismo tiempo que la AIE afirmó que el exceso de suministro está remitiendo y que las refinerías en EEUU están volviendo a operar tras el huracán Harvey.

Así el Brent sube por encima de los 55 dólares el barril, mientras que el West Texas retrocede de nuevo por debajo de los 50 dólares el barril.