Sí, la actual fase alcista de los mercados desarrollados ha entrado en la senitud. Y lo hace sin euforia, pero sin pausa. En algunos mercados como el estadounidense, de hecho, sus principales índices han vuelto del verano con ganas de tocar nuevos máximos. Y lo están haciendo. Después de más de ocho años y medio de bull market, algunas firmas de análisis no ven que las caídas vayan a producirse pronto. Una de ellas es la gestora sudafricana Investect que opina que aún hay oportunidades para seguir sacando rendimiento de los mercados.

En el día a día los inversores no suelen pensar en términos de estadísiticas. Quizá, si lo hicieran, descubrieran que lo que han conseguido los mercados en los últimos años no es nada convencional.

En estos momentos,  el S&P 500 sigue consolidando su racha de subidas, la actual fase alcista. Cuando concluya la semana, el selectivo americano habrá acumulado 3.111 días consecutivos sin experimentar un descenso de más del 20%, loque desencadenaría el próximo mercado bajista, o bear market en terminología anglosajona.

Este bull market ha generado una rentabilidad para el índice de casi el 270%, lo que hace que también sea el segundo mercado alcista más largo de la historia. Es más, este año el índice de las 500 principales compañías de Estados Unidos ha conseguido hacer 33 máximos históricos, más del doble de su media anual desde 1945.

Rallies más largos

Aunque todo el mundo da por hecho de que estamos en un bull market extraordinario, lo que parece sorprender a algunos es que hace ya más de 580 días desde que el índice no ha experimentado ninguna caída de más del 10%,  una corrección. Se trata de la undécima racha más larga desde 1928.  Es más, desde junio de 2016 no se produce una corrección del 5%, la sexta fase más larga para el índice.

corrección de más del 10%

Tal y como indica Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de Inversión, “podríamos afirmar que el grado de madurez es muy alto en la tendencia alcista en los índices de EEUU. Una circunstancia que también podríamos apreciar con nuestros filtros técnicos. Dense cuenta el alto porcentaje de acciones que presentan puntuaciones de fase bajista según el reloj de precios dentro del S&P 500 pese a que nos encontramos con los índices en subida libre”.  

Sin embargo, explican muchos expertos, este mercado anciano cuenta con buena salud. Y, si bien, no está para cometer excesos si podría seguir repartir alegrías entre los inversores. Una de esas firmas es la gestora sudafricana, Investec. Durante una presentación con clientes en Madrid esta misma semana, uno de los codirectores del equipo de multiactivos de la firma explicaba que “aunque las valoraciones son elevadas, en solitario nunca han causado ningún mercado bajista”. En Investec han calculado que un 50% de los mercados bajistas se han desarrollado históricamente tras una recesión y ese, dicen, no es el caso.

Razones

La gestora reconoce que la economía global está mostrando una etapa de crecimiento sincronizado, lo que hace que tanto los países desarrollados como los emergentes estén experimentando un largo ciclo económico.

Por otro lado, consideran positivo para las bolsas la mejora de los beneficios empresariales. Este año, indican, es el primero desde hace muchos en el que los analistas no están revisando a la baja sus expectativas.

Creen que esto es lo que ha llevado a que el sentimiento de los inversores siga siendo positivo.  Sin embargo, creen, en un movimiento que ya se está convirtiendo en tendencia, que este es el momento en el que la gestión activa va a comenzar a deslumbrar frente a la inversión pasiva, como ha sucedido en los últimos años.

De hecho, cree que parte de las fuertes subidas experimentadas por las bolsas en los últimos años se han producido por la entrada en aluvión de los fondos de gestión pasiva como los ETFs.

Es por eso que este sigue siendo un buen momento para la selección de compañías una a una (stock picking). En la renta variable han comenzado a salir de Estados Unidos por las valoraciones. Y creen, como firma sudafricana que son, que las grandes oportunidades están en los emergentes.