El banco de inversión americano lo tiene claro, las caídas que se han producido en las últimas semanas son una gran oportunidad para entrar en los mercados. Por eso apuestan por comprar en caídas.

Finales de julio y lo que va de agosto se han caracterizado por unos mercados carentes de potencia que han usado las incertidumbres geopolíticas para realizar beneficios y ajustar carteras.

Así, el Nasdaq ha experimentado caídas durante cuatro semanas consecutivas, el doble que el S&P 500 y el Dow Jones, y a pesar de todo no están muy lejos de sus máximos alcanzados este año.

A pesar de todo hay datos que señalan algunos riesgos, como que el Russell 2000 haya caído por debajo de su media móvil de 200 sesiones o las divergencias entre el Dow Jones Transportes y el Dow Jones Industrial.

Esas dudas han llevado a muchos expertos a ponerse en modo espera de la nueva corrección, pero una de las mayores firmas de inversión de Estados Unidos acaba de enviar una nota a sus clientes en la que afirman que, de nuevo, las caídas son una oportunidad de compra.

En su nota, el estratega jefe de Morgan Stanley ha escrito a sus clientes que “estamos centrados en los aspectos que actualmente están dirigiendo los mercaos. Y nuestra lista de aspectos que caracterizan a los mercados alcistas está intacta. Mejora de la economía y los beneficios, tipos de interés e inflación, actuación de los bancos centrales, mercados de crédito, valoración y técnico”.

Aspecto técnico

En la firma han señalado que la zona de 2.400-2.410 puntos en el S&P 500 podría servir de resistencia. En estos momentos, el índice cotiza en 2.427 puntos.

Como explican en MarketWatch, los expertos de Wells Fargo han elevado su objetivo del S&P 500 en esa misma línea. Esperan que el selectivo americano terminará el ejercicio entre 2.300 y 2.400 puntos. 

 

Índices desde enero