En concreto, los analistas de BBVA Research apuntan que “los comentarios anteriores de Yellen relativos a un posible periodo de seis meses entre el final de la QE• y el primer movimiento al alza de tasas casi se han olvidado y ha quedado claro que no fue un tema que se discutiera en profundidad durante las reuniones del FOMC”, explican.

De hecho en la última reunión los miembros de la Reserva Federal seguían pensando que la continuidad de los estímulos para bajar el desempleo no supone un mayor riesgo de un repunte de la inflación. (Ver: la FED sigue sin ver riesgos inflacionarios)

ipc


Sin embargo en las actas también se ha visto cómo los miembros de la Reserva Federal ya han iniciado a hablar sobre cómo van a poner en marcha la subida de tipos de interés. Sin embargo, tal y como puede observarse en el documento, se ha tratado de una forma no muy exhaustiva y sólo se decidió ser flexible.

En este sentido, en BBVA recuerdan que los debates de la FED hasta el momento no deben ser tomados en cuenta al pie de la letra ya que en junio se producirán cambios en la composición del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC), ya que se irán dos miembros y entrarán dos nuevos.

“Mantenemos nuestra previsión de un primer aumento de las tasas de los fondos federales a mediados de 2015, aunque los riesgos han apuntado a un aumento más temprano”, aseguran en BBVA Research.

En la firma señalan los riesgos que hay en la subida de tipos. “Ciertamente existe el riesgo en ambos escenarios de ajustar la política monetaria demasiado y muy pronto, o de mantener las tasas de interés demasiado bajas durante demasiado tiempo”, aseguran en el banco.

De hecho, afirman que al contrario de la creencia establecida que afirma que un ajuste precoz “podría suprimir el crecimiento económico, un aumento antes de lo previsto de la tasa de interés próxima a cero podría ocasionar repuntes adicionales de una normalización más rápida de la política monetaria, favoreciendo en última instancia un entorno económico más favorable. Por el contrario, un largo período de tiempo con tasas de interés bajas conllevaría un nuevo aumento del balance de la Fed y un retraso indefinido de la normalización de la política económica, obligando a la Reserva Federal a adentrarse en las aguas desconocidas de herramientas no convencionales y de los efectos de la tasa próxima a cero”, argumentan.

Retirada QE


En cuanto a la economía del país, explican que la actividad económica ha recuperado el pulso tras el frío invierno del primer trimestre. En cualquier caso creen que aunque la recuperación sigue en marcha, es vulnerable a una serie de factores “incluida la posibilidad de perturbaciones a causa de la estrategia de política monetaria de la Fed, así como a la desaceleración de la demanda mundial”, explican.

En el escenario base de BBVA, el crecimiento de la economía del país es del 2,5%.

PIB