No toda mala noticia supone algo malo y eso lo saben muchos en Wall Street. Muchos inversores minoristas aprovecharon las correcciones por la nueva variante del covid-19, Omicron, para aprovechar y comprar en las caídas según George Steer en Financial Times.

“Los inversores invirtieron 10.000 millones de dólares en fondos de renta variable que tenían acciones estadounidenses, basándose en una racha de entradas de 10 semanas”, según el proveedor de datos EPFR.

Los inversores minoristas fueron particularmente activos en la compra de acciones estadounidenses en los días en que los mercados se tambalearon, según muestra un informe separado recopilado por VandaTrack.

La caída de finales de noviembre

Las acciones mundiales se vieron afectadas por sus caídas más duras en más de un año el 26 de noviembre, con el S&P 500 cayendo más del 2%, debido a las preocupaciones sobre la variante del coronavirus Omicron. Sin embargo, los inversores minoristas compraron más de 2.000 millones de dólares en acciones estadounidenses ese día, según muestran los datos de VandaTrack. Una situación similar se desarrolló la semana pasada, cuando los inversores minoristas acumularon 2.200 millones de dólares en acciones estadounidenses durante una caída provocada por los comentarios agresivos del jefe de la Reserva Federal, Jay Powell.

Las acciones, incluidas Apple, Advanced Micro Devices y Microsoft, se beneficiaron de los cambios de los comerciantes minoristas.

Curso on.line de Estrategias de Inversión

Tal actividad de compra se hizo eco de los patrones comerciales que siguieron a la aparición de la variante Delta a principios de este año, cuando las acciones de todo el mundo cayeron en respuesta a las preocupaciones sobre el aumento de infecciones.

Un modelo de inversión popular

Las recientes ráfagas de compra de acciones entre los inversores minoristas sugieren que comprar en la caída (invertir en acciones que han perdido valor recientemente) sigue siendo una estrategia popular entre los operadores aficionados.

Nicholas Colas, cofundador de la casa de investigación DataTrek, dijo que” los inversores minoristas se habían convertido en una parte importante del ecosistema del mercado de valores de EE. UU.". La prominencia de estos inversores ha crecido durante la pandemia a medida que más inversores han recurrido a aplicaciones como Robinhood para apostar por los precios de las acciones.

Aún así, los datos de VandaTrack mostraron que los volúmenes minoristas totales fueron "materialmente más bajos" que en las primeras etapas de la pandemia, en gran parte debido a una disminución en el número de inversores diarios que utilizan corretajes minoristas desde principios de año. "Los que quedan son toros acérrimos", dijo VandaTrack.