Los futuros de los principales índices de Wall Street están en negativo este jueves, tras un cierre mixto en la jornada anterior.  El miércoles estuvo marcado por subidas del sector de la tecnología y cautela en el resto de industrias, a la espera de que se conozcan los detalles de la reforma fiscal. No ha ayudado tampoco la decisión de la Casa Blanca de trasladar su embajada de Israel a Jerusalem y toda la incertidumbre que acarrea este movimiento.

Los futuros del S&P 500, los del Nasdaq y los del Dow Jones Industriales caen entre un 0,5% y un 0,6% en estos momentos.

La caída de la bolsa coincide con un nuevo movimiento al alza del bitcoin que hoy ha pasado la marca de los 15.000 dólares, lo que implica que acumula alzas de más del 20% en las últimas 24 horas.  

Desde  el lado económico, hoy se ha vuelto a publicar un buen dato  de empleo, con una menor cifra de la que se esperaba en las peticiones iniciales de subsidios de desempleo que cayeron en 2.000 personas hasta 236.000, frente a las 240.000 esperadas.

La cifra se conoce justo horas después de que el presidente Donald Trump afirmara ante la prensa que la reforma fiscal va a permitir que el PIB se expanda al doble del ritmo actual, alrededor del 6%, según publican en la CNBC, más del doble de la media de los últimos 30 años. Por cierto, que Trump tiene hasta el viernes para alcanzar un acuerdo sobre el techo de gasto en el Congreso si no quieren encontrarse con el cierre del gobierno.

Desde el punto de vista empresarial, General Electric ha anunciado hoy que prevé recortar 12.000 empleos en su unidad de energía. Estos despidos corresponden al 18% de toda la plantilla de la filial y la mayor parte estarán concentrados fuera de Estados Unidos.

Broadcom ha publicado un resultado trimestral de 4,59 dólares por acción, superior a la media del consenso, que estimaba 4,52 dólares por acción.  Lululemon Athletica también ha batido las estimaciones de los analistas al ganar 56 centavos por acción.