A pesar de la reciente volatilidad, el sector de la tecnología sigue mostrando unos fundamentales sólidos. Esto hace que haya oportunidades de inversión con valoraciones atractivas y vinculadas a tendencias tecnológicas a largo plazo.

Toda buena trama tiene un único protagonista y la historia de las valoraciones bursátiles en EEUU no es diferente.  Roman Boscher, director global de inversiones del área de renta variable de Fidelity International reconoce que el relato, tal y como lo ven ellos, es así:

  • Un conjunto inusual de circunstancias impulsó el crecimiento interanual del beneficio por acción hasta una media del 24% en los primeros tres trimestres de 2018. El cóctel formado por la rebaja del impuesto de sociedades, la flexibilización del marco normativo y el crecimiento de la economía ayudó al mercado estadounidense a superar al resto de países. Estos factores son extraordinarios y esperan que sus efectos sobre el crecimiento de los beneficios se disipen en 2019. "Los beneficios estadounidenses crecerán, pero menos, a tasas más acordes con la evolución de la economía real".
  • Si presuponen una tasa de crecimiento macroeconómico del 3-4%, una inflación en torno al 2% y un volumen de recompras de acciones en torno el 3%, la cifra que cabe esperar debería ser de un dígito alto. Eso situará a EE.UU. en consonancia con el resto del mundo, donde aprecian que el crecimiento del BPA convergirá en el entorno del 8%.
  • Las empresas podrían empezar a experimentar mayores dificultades en 2019, como el aumento de la inflación de los costes. Los sectores con grandes necesidades de personal son los más expuestos y estaremos muy atentos a cómo se repercuten a los consumidores los mayores costes de transporte y la inflación salarial. Existe el riesgo de que las empresas tengan que absorber parte de ello, lo que presionaría los márgenes.

 

Beneficios estimados por las compañías, según Fidelity

 

Eso sugiere que el mercado estadounidense está aproximándose al final del ciclo, pero esta visión contiene más matices. Aunque algunos sectores, especialmente los relacionados con el consumo, como los automóviles, están acercándose, a otros les queda camino por recorrer todavía.

Y ¿qué ocurre con el tecnológico? Protagonista en las subidas, en los últimos años, y en las caídas, en las últimas semanas.  Un sector que ha escalado un muro de preocupación” este año por las inquietudes de tipo normativo, las tensiones comerciales entre EEUU y China y las incertidumbres en torno al crecimiento mundial.  Sin embargo,  Hyun Ho Sohn, gestor de FF Global Technology Fund reconoce que “a pesar de las dificultades, los motores a largo plazo del sector no han cambiado”. Los indicadores financieros, como beneficios,  márgenes o niveles de deuda, son “muy sólidos comparados con otros sectores”.  Sin embargo, las altas valoraciones que han alcanzado muchas de estas compañías es otro de los “peros” a los que aluden los inversores. Un sector que “desde una óptica relativa e histórica sigue siendo atractivo comparado con otras áreas ya que se beneficia de tendencias de crecimiento a largo plazo y fundamentales empresariales muy firmes”.

Un sector que tiene más que ofrecer, dice Ho Sohn, que las grandes conocidas como FAANG. De hecho, este gestor alude a que el mal comportamiento que se ha evidenciado en el mes de octubre en estas compañías podría continuar el próximo ejercicio. De hecho, el fondo que gestiona está infraponderado en la mayoría de títulos FAANG o directamente no los tiene en cartera (salvo Alphabet). “Soy cauto en la mayoría de estos gigantes ya que la rivalidad entre ellos y el aumento de las exigencias normativas les obligarán a realizar más inversiones y asumir más costes, lo que lastrará las rentabilidades empresariales”. Y además, las valoraciones de algunas de estas compañías también son excesivas y dejan poco margen para las decepciones cuando se publican resultados.

Este gestor dentro del sector cree que la innovación ofrece muchas temáticas para invertir. Desde los vehículos autónomos o eléctricos, la IA y la robótica, que están dando sus primeros pasos, semiconductores. Este experto cree que la combinación del big data con el internet de las cosas hace que las tecnologías se integren en un abanico cada vez más amplio de dispositivos inteligentes. Dos tecnologías que están “posibilitando una revolución en la producción automatizada”.

 

Posiciones del FF Global Technology Fund

 

El gestor del fondo de tecnología además ha reforzado su posición en compañías de juegos mientras que, en el sector del software, empresas expuestas a demanda de soluciones de digitalización y big data, son sobreponderadas.  Los servicios de TI son un área que tradicionalmente se ha infraponderado en el fondo, pero muchas de estas empresas ahora están ayudando a otras a digitalizarse y renovar sus sistemas. También existen oportunidades en telecomunicaciones e infraestructuras de telecomunicaciones en relación con el despliegue de las redes 5G.