Los principales índices de la bolsa de Nueva York inician la primera sesión de la semana con tendencia mixta, lastrados por los descensos de las entidades bancarias y la escasez de referencias antes de que dé comienzo la presentación de resultados. Así, el rally de Wall Street, que ha registrado su mejor inicio de año en una década, pierde fuerza.

Apertura mixta en Wall Street, con lo que por primera vez en varias sesiones, ni el Dow Jones, ni el S&P 500 ni el Nasdaq amplían sus récords en la apertura.

Los descensos se producen después de que los tres principales indicadores estadounidenses cerrasen la semana con ganancias, incluidas las registradas el viernes a pesar de que el dato de empleo que se publicó quedó peor de lo esperado, ya que el mercado laboral creó en diciembre 148.000 nóminas no agrícolas, frente a las 190.000 esperadas.

La tasa de desempleo se mantuvo en el 4,1%, mientras que el crecimiento de los salarios se elevó al 2,5%. “No obstante los ISM siguen dando muestras de la fortaleza del ciclo y, aunque recortaron ligeramente, se sitúan en niveles cercanos a máximos”, apuntan desde Renta 4.

Los analistas de Bankinter también destacan que el déficit comercial de EEUU en noviembre fue más elevado que la cifra esperada, además de ser el más abultado en casi seis años, al avanzar hasta los 50.500 millones. “Sin embargo, tendencialmente no es tan malo como parece a simple vista, salvo por la presión depreciatoria que ejercerá sobre el USD al haber sorprendido negativamente al mercado”, explican. Asimismo, el ISM No Manufacturero estuvo por debajo de lo esperado (55,9 frente al 57,6 esperado) mientras que los pedidos a fábrica estuvieron por encima (1,3% frente al 1,1% esperado).

Así, las cosas, a pesar del mal dato de empleo, Wall Street cerró la última sesión de la pasada semana en positivo. En el acumulado semanal, el Dow Jones se apuntó un repunte del 1,4%, superando por primera vez los 25.000 puntos, mientras el S&P 500 subió un 1,9% y el Nasdaq 100 se revalorizó un 2,9%. Con dichos avances, el Dow Jones se apuntó sus mejores primeros cuatro días de negociación desde el año 2003, al tiempo que para el Nasdaq y el S&P 500 fue el mejor inicio de ejercicio desde 2006.

En una jornada de escasas referencias al otro lado del Atlántico, los inversores estarán atentos a las declaraciones de varios representantes de la Reserva Federal, que podrían dar alguna indicación sobre la política que desarrollará el banco central estadounidense durante los próximos meses, además de alguna pista sobre la subida de tipos. Hoy tomarán la palabra el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, el jefe de la Fed de San Francisco, John Williams, y su homólogo de Boston, Eric Rosengren, por sus puntos de vista sobre la política monetaria.

En EEUU la atención ya está puesta en el inicio de la temporada de presentación de resultados de 2017, que dará comienzo a finales de esta semana con la publicación de las cuentas de los grandes bancos. El foco está en el efecto que la reforma fiscal puede tener sobre el beneficio de las empresas estadounidenses.

Así las cosas, en la apertura de la sesión, el Dow Jones baja un 0,05%, mismo descenso que el del S&P 500, mientras que el Nasdaq sube un 0,07%.

Dentro del Dow Jones, las ganancias las lidera United Technologies, que sube un 1,92%; por delante de Caterpillar, que avanza un 0,94%; y de Wal-Mart, que sube un 0,61%.

Una jornada más las pérdidas las encabeza Intel, que cede un 1,25%, ante los problemas de los equipos que llevan sus microchips, seguido de Walt Disney, que también baja un 1,25%  y de UnitedHealth, que cede un 0,80%.

En el inicio de la jornada en Wall Street, el euro profundiza su debilidad frente al dólar y se intercambia ya a 1,197 billetes verdes.

En el mercado de materias primas, el precio del petróleo Brent de referencia en Europa retrocede un 0,10%, hasta los 67,65 dólares, al tiempo que el West Texas avanza un 0,36%, hasta los 61,66 dólares por barril.