Que Elon Musk sabe cuándo vale Tesla no es una sorpresa. Por varios motivos: no es el trabajo de un CEO valorar cuánto vale su propia compañía. La función más práctica, para la mayoría de los inversores, sobre lo que debería hacer un CEO es evaluar la posibilidad de un programa de recompra de acciones, algo que podría ser inapropiado en una compañía joven en expansión.

Musk habló con The Guardian recientemente para hablar de la controversias en curso sobre las condiciones de trabajo en la fábrica de Fremont. Durante la entrevista telefónica, Musk abordó la capitalización de 50.000 millones de Tesla: “Creo que esta capitalización es más alta de lo que se merecen realmente”.

Y esto podría ser cierto, tal y como explican los expertos de The Motley´s Fool, y Tesla es una compañía difícil de valorar. De hecho, el propio Musk ha dicho mensajes diferentes a los inversores cuando echas la vista atrás.

Pero, ¿Puede estar Tesla sobrevalorada e infravalorada a la vez? Si los comentarios que dijo Musk a The Guardian le suenan familiares, esto es porque se parece a lo que dijo en 2013 sobre que “el precio de la acción que tenemos es más de lo que merecemos”. Entonces, las acciones de Tesla cotizaban a 172 dólares por acción. Un año más tarde, reiteraba que el precio era algo elevado cuando las acciones rondaban los 286 dólares. “Si piensas en el largo plazo, el precio de Tesla es adecuado. Si miras al corto plazo, lo tengo menos claro”. Hablando de largo plazo, el predijo que la capitalización de Tesla podría ir de los 500.000 millones hasta el billón o más.

Esto suena a que Tesla está sobrevalorada pero podría subir 10 o 20 veces los niveles actuales, pero la forma de reconciliarse con los sentimientos de Musk es considerar que Tesla puede estar sobrevalorada en el corto plazo peo infravalorada en el largo.

 

 

Sin embargo, todo está interrelacionado. Tesla ha sido capaz de capitalizar su elevado precios de las acciones incrementado el capital que necesita para financiar el crecimiento, minimizando la dilución y haciendo que ese capital sea absolutamente necesario si la compañía quiere lograr sus objetivos de crecimiento a largo plazo. 

 

 

Lo cierto es que hoy en día todo el mundo tiene una opinión sobre Tesla. La compañia ha hecho techo sin ninguna información nueva relevante. Mientras muchos comparan a Musk con Steve Jobs o Bill Gates - e incluso Thomas Edison -  es cierto que nadie ha ofrecido una evidencia que soporte estos argumentos.