Los principales índices de la bolsa de Nueva York registran descensos superiores al 1% en la apertura de la sesión en Wall Street, mientras continúan las amenazas cruzadas entre EEUU y China de imponer nuevos aranceles a sus respectivas importaciones. La última advertencia proviene del presidente estadounidense, Donald Trump, quien ha amenazado  al gigante asiático con nuevas tasas por valor de 200.000 millones. Así, el Dow Jones se deja casi 350 puntos en los primeros instantes de la jornada.

En la apertura de Wall Street, el Dow Jones baja un 1,29%; el S&P 500, un 0,92% y el Nasdaq, un 1,10%. El índice industrial se deja así 341,14 enteros en los primeros instantes de la jornada, hasta situarse en los 24.646,33 puntos.

Solo un valor se libra de las pérdidas en la apertura, Verizon, que repunta un 0,55%.

Por el contrario, los mayores descensos son los de Boeing, que cae un 2,70%;Caterpillar, retrocede un 2,39%, y DuPontque cede un 2,40%.

Con estas caídas, Wall Street mantiene la tendencia negativa que registra desde el pasado viernes. Y es que en la última sesión de la semana pasada, los principales índices del parqué neoyorkino  cerraron en negativo, después de que la Casa Blanca anunciara nuevos aranceles para las importaciones chinas por un valor de unos 50.000 millones de dólares. Como se esperaba, China aplicó sus represalias y anunció nuevos aranceles a importaciones estadounidenses por un valor de unos 34.000 millones de dólares.

Caídas en la apertura de Wall Street

Ayer por la noche, el presidente estadounidense, Donald Trump, pidió a su Administración que identifique una nueva lista de importaciones procedentes de China por valor de 200.000 millones de dólares y que serán penalizadas con tarifas arancelarias. Estas tarifas entrarán en vigor si China rechaza cambiar sus prácticas y si insiste en seguir con las nuevas tarifas arancelarias anunciadas por su parte.

Así, Trump quiere que el Representante de Comercio de EEUU, Robert Lighthizer, identifique una segunda ronda de bienes importados de China, a los que se les impondrá tarifas del 10%, después de que la semana pasada EEUU anunciara tarifas del 25% a  50.000 millones de importaciones chinas, y China estableciera tarifas sobre 34.000 millones de artículos estadounidenses en represalia. Tras esto, el Ministerio de Comercio chino ha emitido un comunicado indicando que tomará contramedidas si EEUU publica la señalada lista de bienes sujetos a tarifas, indicando que China protegerá sus intereses con medidas tanto cuantitativas como cualitativas.

Los expertos de Link Securities subrayan que “a diferencia de lo que se podría esperar, las bolsas estadounidenses han sido capaces de obviar en gran medida y hasta ahora el conflicto comercial entre EEUU y China al considerar la mayoría de los analistas que al final ambas potencias evitarán iniciar una “guerra comercial” a gran escala. No obstante, mucho nos tememos que de seguir la actual escalada de amenazas el tema se pude terminar “descontrolando”, afectando finalmente al crecimiento económico mundial”.

Aunque la atención al otro lado del Atlántico se centra en las tensiones comerciales entre ambos países, hoy se ha conocido que en EEUU los inicios de construcciones de viviendas subieron hasta casi alcanzar máximos de 11 años, ante la aceleración de las edificaciones de viviendas unifamiliares y multifamiliares.

Sin embargo, una segunda caída mensual consecutiva en los permisos sugiere que la actividad en el mercado de la vivienda permanecerá moderada.

En concreto, según los datos del Departamento de comercio, en el mes de mayo los inicios de construcción de casas en EEUU crecieron un 5%, hasta los 1,350 millones de unidades.

En el mismo periodo, los permisos de construcción cayeron un 4,6%, hasta los 1,301 millones de unidades, el nivel más bajo desde septiembre de 2017.

Economistas consultados por Reuters proyectaban que los inicios de construcciones de viviendas subieran hasta los 1,310 millones de unidades el mes pasado y que los permisos  se redujeran hasta los 1,350 millones.

En el ámbito empresarial, sobresale la presentación de resultados de Fedex y de Oracle.

Por otro lado, Google ha anunciado la compra de un 1% de JD.com por 550 millones de dólares. A pesar de que la operación es muy reducida en cuanto a tamaño, los expertos de Bankinter destacan que implica un nuevo intento de expansión en China, donde su buscador está bloqueado desde 2010. JD.com es el segundo mayor portal de comercio electrónico en China tras Alibaba. Con esta alianza Google pretende desarrollar soluciones minoristas no sólo en China sino también en otras zonas de Asia, Europa y EEUU.

Por otro lado, ayer se conocieron informaciones que apuntan a la cancelación de pedidos a Tesla desde China, en el contexto de la guerra arancelaria. Además, su presidente, Elon Musk, comentó de un sabotaje por parte de un empleado de la firma. Dijo también que los cortos que se han posicionado sobre la compañía “saltarán por los aires” en tres semanas.

Según un estudio de Barclays, los accionistas de veintidós de los bancos cotizados más grandes del país se preparan para registrar un récord de casi 170.000 millones de dólares de dividendos y recompras de acciones el año que viene, un 25% más que en 2017. Los reguladores de la Reserva Federal publicarán esta semana los resultados de la primera ronda de test de estrés.

General Electric ha anunciado el despido de cerca de 1.200 trabajadores en Suiza, lo que representa casi un tercio del total de la plantilla que tiene en el país alpino.

Microsoft ha anunciado la compra de Flipgrid, una plataforma de vídeos similar a YouTube que usan más de 20 millones de profesores y estudiantes en todo el mundo para debatir sobre diferentes temas que se tratan en las aulas.

En la apertura de Wall Street, el euro sigue retrocediendo frente al dólar y se intercambia a 1,155 billetes verdes.

En el mercado de materias primas, los precios del petróleo caen tras las subidas de ayer. Los inversores estudian los posibles resultados de la reunión de la OPEP del viernes, que discutirá un alza de 300.000 a 600.000 barriles por día, buscando cerrar la brecha entre la presión de Rusia por una gran subida y la insistencia de Irán de que no haya cambios. El crudo Brent de referencia en Europa baja un 0,45%, hasta los 75,0 dólares por barril, mientras que el West Texas estadounidense se deja un 1,48%, hasta los 64,72 dólares por barril.