Además, desde el departamento de análisis del banco apuntan que mientras que la mayor parte de los índices de renta variable en Europa y Estados Unidos se mantienen prácticamente planos o han caído ligeramente en lo que va de año, el segmento de bonos Investment Grade (IG) sube 12 puntos básicos en ese mismo periodo.

Por eso afirman que “el contexto actual de spread cortos y baja volatilidad genera una buena oportunidad para buscar entre los bonos off the run (ya emitidos) una fuente de rentabilidad extra”, explican en una nota a los inversores.

En concreto, los expertos de Barclays apuntan que la rentabilidad de los bonos IG está en niveles de julio de 2007, con lo que no ven muchas oportunidades de entrada a nivel de índice, aunque sí ven posibles beneficios en algunas emisiones.

En cualquier caso, esperan que la volatilidad se mantenga contenida y recomiendan a los inversores “tomar algún riesgo adicional de liquidez para adquirir rentabilidad en estos bonos ya emitidos”.

Es más afirman que “encontramos que estos bonos no sólo cotizan mejor que los bonos actuales, sino que tienden a comportarse mejor en un periodo de un año”, explican en su nota.

En la firma creen que la menor liquidez de los bonos ya emitidos explica su mayor rentabilidad. Es más, ellos explican que esto ocurre en la mayor parte de los plazos de vencimiento.

Sin embargo, en los vencimientos en los que más se evidencia es en los plazos de 5-6 años y 7 y 8 años y menos en los de 10 y 30 años.

rentabilidad bonos off the run