Desde hace tiempo, el iPhone de Apple ya no es un simple móvil. Tiene dominio sobre el mercado de dispositivos móviles en EE.UU. y esta es la llave para un ambicioso plan: utilizar sus móviles para controlar las identificaciones digitales, según Hugh Son y Kif Leswing en CNBC.

Apple busca el apoyo de los estados para la presentación de un proyecto de ley para lanzar una tarjeta de identificación digital y espera que el mismo sea costeado por los contribuyentes con el apoyo de cuatro estados que ya han firmado el proyecto.

Según CNBC, la firma de la manzana cuenta con un alto grado de control sobre las agencias gubernamentales estadounidenses responsables de emitir tarjetas de identificación. Además de tener “discreción exclusiva” para los aspectos claves del proyecto.

Apple está haciendo que los estados de EE. UU. sean parte del proyecto de ley y brinden soporte al cliente para su plan de convertir iPhones en tarjetas de identificación digitales, según documentos confidenciales obtenidos por CNBC.

La compañía requiere que los estados mantengan los sistemas necesarios para emitir y dar servicio a las credenciales, contratar gerentes de proyectos para responder a las consultas de Apple, comercializar de manera prominente la nueva función e impulsar su adopción con otras agencias gubernamentales, todo a expensas de los contribuyentes, según los contratos firmados por cuatro estados.

Apple anunció en junio que sus usuarios pronto podrían almacenar tarjetas de identificación emitidas por el estado en la aplicación Wallet del iPhone, facturándola como una forma más segura y conveniente para que los clientes proporcionen credenciales en una variedad de configuraciones remotas y en persona. La función, cuando se combina con las medidas de seguridad biométricas de Apple como Face ID, podría reducir el fraude.

Pero la medida ha generado preocupación entre los observadores de la industria sobre el control que está cediendo el gobierno a una corporación privada al integrar las identificaciones a los dispositivos móviles con el riesgo que ello conlleva a la privacidad y posibles escenarios de vigilancia a los ciudadanos.

Los contratos entre Apple y estados como Georgia, Arizona, Kentucky y Oklahoma brindan un vistazo poco común a los tratos de la poderosa compañía. Además es por todos sabido la extrema privacidad y secretismo que mantiene con sus socios ante nuevos proyectos como el mencionado mediante contratos de confidencialidad.

Georgia y Arizona serán los primeros estados en ofrecer licencias de conducir en la aplicación Wallet, pero aún no han lanzado sus programas. Si bien los contratos obtenidos fueron prácticamente idénticos en todos los estados, CNBC no revisó los acuerdos para Connecticut, Iowa, Maryland y Utah, los otros cuatro estados que se han inscrito en el programa de identificación digital de Apple.

Apple tiene "discreción exclusiva" para los aspectos clave del programa, incluidos los tipos de dispositivos que serán compatibles con las identificaciones digitales, cómo se requiere que los estados informen sobre el desempeño del esfuerzo y cuándo se lanza el programa, según los documentos. . Apple incluso puede revisar y aprobar el marketing que los estados deben hacer.

“La dinámica es similar a la forma en que Apple normalmente trata con los proveedores, aunque en lugar de que Apple les pague, los estados tienen que asumir la carga financiera de administrar los programas”, según Jason Mikula, un consultor de tecnología financiera y autor de boletines.

"Es como una relación con un proveedor, lo que no tiene sentido para mí porque son los estados los que tienen el monopolio de lo que le están dando a Apple, presumiblemente podrían negociar un contrato mucho más equitativo", dijo Mikula en una entrevista. "No conozco ningún otro ejemplo en el que los sistemas de propiedad del gobierno y las credenciales de identidad estén disponibles para fines comerciales de esta manera".

“Junto con la digitalización de las industrias, desde las finanzas hasta el entretenimiento, existe un impulso en todo el mundo para crear sistemas de identificación digital más modernos. Pero los esfuerzos en países como Singapur, Francia, Alemania y China se implementan a nivel nacional en lugar de a través de empresas privadas”, según Phillip Phan, profesor de la Escuela de Negocios Johns Hopkins Carey.

Todo en manos de Apple

Apple está pidiendo a los estados que cumplan con los requisitos de seguridad establecidos por la Organización Internacional para la Estandarización que describen las licencias de conducir móviles. La firma dijo en septiembre que jugó un papel activo en el desarrollo del estándar.

Curso on.line de Estrategias de Inversión

Los estados deben acordar "asignar personal y recursos razonablemente suficientes (por ejemplo, personal, gestión de proyectos y financiación) para apoyar el lanzamiento del Programa en un plazo que será determinado por Apple", según los documentos. Eso incluye realizar pruebas de calidad de que los ID digitales funcionan "de acuerdo con los requisitos de certificación de Apple" en varios dispositivos Apple.

"Si Apple lo solicita, la Agencia designará a uno o más directores de proyecto que serán responsables de responder a las preguntas y problemas de Apple relacionados con el Programa", establece el contrato.

Los estados deben aceptar una amplia gama de esfuerzos diseñados para garantizar la adopción de las identificaciones digitales de Apple, incluso ofreciendo la nueva función "de manera proactiva" y sin costo adicional cada vez que un ciudadano obtiene tarjetas de identificación nuevas o de reemplazo.

Los estados también deben ayudar a impulsar la adopción de las nuevas identificaciones con "partes interesadas clave en el gobierno federal y estatal", como el Servicio de Impuestos Internos, las fuerzas del orden público estatales y locales, y las empresas que restringen a los usuarios por edad que son "fundamentales para que el Programa logre un nivel de aceptación".

Si bien las agencias estatales tienen que "presentar de manera destacada el Programa en todas las comunicaciones de cara al público relacionadas con las credenciales de identidad digital", los esfuerzos de marketing están "sujetos en todos los casos a la revisión y aprobación previas de Apple".

Todos estos esfuerzos los pagan los estados. El contrato dice que "salvo que se acuerde lo contrario entre las Partes, ninguna de las Partes adeudará a la otra parte honorarios en virtud de este Acuerdo".

Cuando se le preguntó si su estado estaba en línea para recibir pagos de Apple, un oficial de comunicaciones del Departamento de Transporte de Arizona confirmó que "no existen consideraciones económicas ni de pago".

¿Por qué le importa a Apple tanto este proyecto?

Los estados serán los responsables de mantener los sistemas tecnológicos a expensas de los contribuyentes como dijimos antes. Una medida que beneficia a la firma y a sus accionistas haciendo que sus dispositivos móviles sean más esenciales de lo que ya son.

"El interés de Apple es claro: vender más iPhones", dijo Phan en una entrevista. “El interés del estado es servir a sus ciudadanos, pero no estoy seguro de por qué creen que una asociación con una empresa de tecnología específica que posee un ecosistema cerrado es la mejor manera de hacerlo. Que el estado gaste el dinero de los contribuyentes en un producto que sirve solo a la mitad de sus ciudadanos es cuestionable".

La aplicación Wallet de Apple no es una fuente importante de ingresos para la empresa, aunque genera tarifas por las transacciones de Apple Pay, que se informa en el negocio de servicios de la empresa. En cambio, la aplicación Wallet y otros servicios son funciones estratégicas para hacer que el iPhone sea más valioso para los clientes y disuadirlos de cambiar a competidores como Android de Google.

El acuerdo deja el control de la autenticidad en manos de los estados: "Apple no será responsable de los Resultados de la verificación, y la Agencia reconoce que todos los Resultados de la verificación se proporcionan" tal cual "y sin ninguna garantía, expresa, implícita o no, con respecto a su precisión o rendimiento".

“Los acuerdos también son notables por lo que falta, en términos de restricciones sobre cómo Apple puede usar la poderosa capacidad de verificación de identidad”, según Mikula. Eso plantea dudas sobre si la empresa puede restringir el acceso a la nueva capacidad de los productos de la competencia.

“Apple tiene un historial de aprovechar su posición dominante en hardware y software de teléfonos para preferir sus propias ofertas y cobrar un peaje de terceros que utilizan sus plataformas”, finalizó Mikula.

Apple cerró el pasado viernes al alza en los 149,99 dólares. Mientras los indicadores técnicos de bolsa se muestran prácticamente alcistas.