A día de hoy los mercados siguen descontando en gran medida esa promesa electoral de Trump en forma de un gran plan de rebajas fiscales del que se espera en breve una presentación que todo el mundo espera como agua de mayo.
 
El problema que tenemos ahora es que en la última parte de la semana pasada tuvimos unos datos macro de EEUU muy positivos, la inmensa mayoría de ellos, pero el USD reaccionó en al revés tanto en el EURUSD como en el USDJY. Esto arroja algunas dudas sobre los mercados que vamos marcar.

Hasta el momento, sabemos que existe una alta correlación del SP 500 y el Nikkei por medio del USDJPY. La razón es que existe un carry trade desde préstamos en JPY y se mete en activos en dólares, pues los tipos de interés entre la dos zonas económicas son diferentes.

La cuestión es que cuando el riesgo apetece, se venden JPY y se compran USD, así que cuando hay problemas o miedo pasa al contrario, dando la sensación de que el JPY es activo seguro cuando no lo es, simplemente se deshacen los movimientos anteriores.

Vamos a ver el movimiento del SP 500 y el Nikkei. El SP en azul y Nikkei en rojo.

spnik


Y ahora a la ensalada añadamos el USDJPY en barras.

spnikjpy


Como se puede ver, hay movimientos semejantes si las condiciones son favorables. Recuerden la distorsión de las QE en EEUU que dejó tocado al USD pero al bajar los tipos mandó dinero al SP 500 de los ahorradores, cosa que no pasó en el Nikkei. Cuando empezó a aflojar la FED, el par aumentó de precio y se ve perfectamente cómo se disparó todo. Después, las bajadas en el par correspondían a fortalezas del JPY y viceversa. El BoJ también tomó medidas, lo que ayudó a contrarrestar a la FED y eso ayudó a que el par mejorara.

La cuestión es que hay fundamentales de sobra favorables para la economía de EEUU y recientemente también para Japón, lo que seguiría siendo favorable para el USDJPY porque EEUU está más lanzado que Japón.

EEUU tiene un desempleo bajo, y si las bajadas de impuestos de Trump entran en acción, podemos tener un crecimiento más alto:


source: tradingeconomics.com

Por otro lado, desempleo bajo y con crecimiento, tenemos inflación seguro, apoyo para las subidas de tipos pero Trump quiere los tipos bajos porque está acusando a todo el mundo de manipular sus monedas y de esta manera dar más fortaleza al USD de la que se merece. Aquí tenemos un conflicto de intereses  entre las dos partes, FED y Casa Blanca, y de momento el resultado es un incremento considerable de la producción de crudo en EEUU que está aumentando fuertemente las reservas de crudo que ponen un lastre importante para la subida del precio. La OPEP la semana pasada dejó entrever que están vigilando el asunto y dejaron caer que podrían extender o ampliar en tiempo el acuerdo de recorte de producción en función de cómo se comporten las reservas.

Siguiendo con las medidas de Trump, otro factor que puede apoyar el crecimiento es una desregulación del sistema financiero. Una de las protagonistas es uno de los puntos de la ley de Dodd-Frank que fue creada para cortar los riesgos del sistema haciendo que algunos actores del sector financiero se viesen obligados a favorecer los intereses de los clientes en vez de sólo presentarles productos que les fuesen adecuados. Si esto se elimina, vuelve a abrirse la puerta a lo que pasó con las subprime.

Como  vemos, el sector financiero es el protagonista de muchos meses que tenemos por delante.
En este gráfico pueden ver la proporción entre el sector financiero y el SP 500. La zona de los mínimos de 2016 aguantó en el verano y desde entonces la proporcionó ha hecho más que subir, lo que nos dice que el sector ha ganado precio con respecto al SP 500. Ahora estamos metidos en una especie de lateralidad a la espera de lo que pueda pasar con la regulación anunciada por Donald Trump.

spxsle


Un gran punto en contra que tiene todo lo anterior es el proteccionismo de EEUU. Hemos asistido a la parálisis de su medida polémica contra la inmigración ilegal en los juzgados, así que muchos se preguntan ahora si existirá algo similar con las medidas proteccionistas, pues de ser así, todo lo malo quedaría parado pero las rebajas fiscales quedarían presentes, así que el impacto positivo puede ser considerable y eso nos llevaría a más crecimiento e inflación.

Otro punto que no podemos dejar de pensar en ella es lo que pase con la cartera que tiene la FED. Recordemos que el QE terminó pero lo que no ha terminado es la reinversión de los interesas de esa cartera en más activos. Si la FED corta esto, desaparece una mano comprador, y si hace lo que algunos empiezan a sugerir, empezar a vender toda esa cartera, tendemos más presión alcista para los tipos pero sin necesidad de subir los tipos oficiales. Es un daño considerable para la economía y también para el sector inmobiliario, por lo que si se acaba haciendo, hay que monitorizarlo.

defbal


Dentro de ese paquete de mejoras fiscales, la bomba que hace años se consideró que era una posibilidad por parte de la administración Obama, era la de facilitar la repatriación de dinero de las empresas, que ronda nada menos que los 2,5 billones de dólares. Todo el mundo tiene claro que la mayoría de ese dinero no iría a la creación de proyectos nuevos sino para repartirlo, dividendo y más recompra de acciones, lo que sería un subidón importante para Wall Street.

Hasta el momento hemos dibujado un panorama que es positivo para el USD y de forma inmediata nos lleva la cabeza a las manufacturas, que es un daño para las exportadoras muy claro, pero un daño enorme hay que ponerlo en duda porque la mayoría de las manufacturas se hacen fuera de EEUU y por eso el factor divisa les afecta poco o muy poco. Las empresas ya están pagando el “impuesto Trump” haciendo inversiones dentro de EEUU en las fábricas pero son cuantías muy bajas y casi más con un efecto “presencial” que otra cosa.

Si se consigue parar el efecto dañino del proteccionismo, o aminorar su efecto, la ecuación de creó la Presidenta del FMI “proteccionismo + estímulos = resultado negativo” podría no serlo tanto y favorable al USD, por lo que sería favorable para el Nikkei y también para el SP 500.

Esto tiene factores colaterales. El más importante fue apuntado la semana pasada desde Europa: se debe buscar una reciprocidad  en las inversiones internacionales. Con esto se refieren a un montón de operaciones de compras de empresas europeas desde EEUU. Recuerden que el  USD les puede apoyar mucho abaratando los costes de divisa con el EUR y si hay algo de proteccionismo, lo tienen todo a favor. Europa quiere que la Comisión Europea tome cartas en el asunto antes de que sea tarde, pues el talento europeo puede caer en manos de EEUU en un momento de posible desequilibrio a favor americano si no nos andamos con cuidado.

Siguiendo con los efectos colaterales de un USD muy fuertes, están los problemas para las manufacturas desde otras monedas dentro de EUUU, pues se van a ver obligadas a bajar sus precios en USD para ser competitivos y eso hará que el efecto divisa se vea mermado, así que este facto debilitante para el USD (tienen que vender USD para comprar artículos en otras monedas) y eso será un apoyo más (mejor dicho, un menor lastre) para que el USD tenga fuerza.

Con todos estos factores  y posibilidades de ver un USD más fuerte, el Nikkei puede verse favorecido, pero dentro de Japón es necesario que apoye un incremento de los beneficios empresariales para que la rueda de la economía mejore y se coloque a una distancia suficiente de EEUU como para que el carrytrade siga siendo rentable,  pero que ambas economías lleven la misma dirección.


source: tradingeconomics.com


Tampoco olvidemos el factor más claro que tiene a favor el EURUSD, que el BCE empiece a quitar la política acomodaticia, pero dado que son conscientes de que la economía de la Eurozona está reposando su recuperación casi en su totalidad en la política monetaria del BCE, las incertidumbres políticas que tenemos este 2017 casi garantizan que no vayan a hacer nada, Simplemente vean el comportamiento de la rentabilidad del Schatz y la muestra clara de refugio de seguridad que representa.

schatz