El lunes 20 de julio el precio del oro se desplomaba más del 4 %, hasta niveles mínimos de 1087 $ onza (1133 $ el viernes anterior).

No sólo era el mayor descenso diario desde hace muchos meses, como también situaba los precios en su nivel más bajo desde 2010.

En los últimos días hemos visto como los precios del oro han intentado consolidar niveles, dentro de un rango de 1076-1109 $ onza.



¿Por qué han bajado tanto los precios del oro? Para responder a esta cuestión, voy a apoyarme en una reciente nota publicada por la World Gold Council.

Los argumentos que todos de una u otra forma hemos utilizado son:



1. Desde la mejora económica USA, expectativas de subidas de los tipos de interés oficiales y la fortaleza del USD

2. La desaceleración de la demanda China

3. El nuevo sell-off en los mercados de commodities

4. Calma en los mercados financieros tras el principio de acuerdo en Grecia y las medidas implementadas por las Autoridades chinas poner un suelo en la bolsa



Ya sé lo que me van a decir: los cuatro argumentos anteriores han podido revertirse o al menos cuestionarse de forma reciente sin que ello haya beneficiado al precio del oro. Y ya saben lo que se dice: si no sube, acabará bajando más.



Con todo, el WGC matiza en su nota los cuatro factores anteriores. Con respecto al primero, considera que el creciente peso en la demanda desde Asia relativiza la importancia del USD. Y también advierte que las subidas previstas de tipos por la Fed son más que moderadas, cuando según sus análisis sólo un nivel de tipos de interés reales por encima del 4.0 % hacen realmente daño a la demanda de oro.

En el caso de China, aunque los datos del Q1 muestran una desaceleración de la demanda del gigante asiático sí es cierto que sigue siendo muy elevada (+27 % sobre promedio de cinco años) y el Banco Central de China ha reportado un aumento de las reservas de oro del 60 % en los últimos años.

Por lo que respecta a las commodities, la realidad es que el oro es algo más que una commodity. Poco más que decir.

Y es cierto que la calma, calma tensa como se ha demostrado de forma reciente, favorece a otros activos frente al oro. Pero también lo es que el oro es un activo que, debido precisamente a su baja correlación frente a los activos financieros de riesgo, ofrece claras oportunidades de diversificación y protección.



Naturalmente, la Agencia defiende al oro como una activo perfecto para invertir, diversificar y proteger la cartera. Y yo no puedo estar más de acuerdo. Pero, como podemos ver en este gráfico comparando al oro con la deuda, también es un activo claramente tendencial en sus precios….








De nuevo, un activo que ofrece claras oportunidades en términos de proteger la cartera debido a su baja correlación con la bolsa y deuda.

Miren este otro gráfico…..







El WGC alerta del riesgo de extrapolar el reciente comportamiento del oro debido a la escasa liquidez con el inicio de una nueva tendencia bajista tras el intento de consolidación de los últimos meses. Es fácil tras observar los dos gráficos anteriores no sentirse inquieto ante el riesgo de una tendencia bajista que se retroalimente. Pero debemos esperar algún tiempo más para confirmarlo. Mientras, nosotros también esperamos que el precio del oro recupere posiciones hasta niveles de 1285 $ onza en los próximos meses.



José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España