Alfredo M. de las Carreras comentaba en  la revista "Prudentia Iuris" , diversos acontecimientos que acaecieron  tras el "descubrimiento" de América.
El Papa Alejandro VI promulgó las famosas bulas Inter Coetera, en 1493, que adjudicaron "tierras y mares" a España. Rechazadas por Portugal, se suscribió entre ambos países el Tratado de Tordesillas, que adjudicó las tierras y dividió el Atlántico mediante una línea meridiana trazada a 370 leguas al occidente de las Islas del Cabo Verde.
Estas divisiones fueron rechazadas por Inglaterra y Francia. Notificado el rey francés Francisco I, exclamó "¡Muéstrenme el testamento de Adán donde excluye a Francia de la partición del mundo!".
Pues ya ven, más claro no pudo ser el rey de Francia, eso es lo que se llama recurrir a los orígenes de los problemas, directos al propio Adán.
¿Perdemos el tiempo o vamos como en la anécdota al origen de las cosas? Pues vayamos,… semana alcista, porque los bancos centrales han creado un mundo Disney monetario, que ha eliminado la percepción de riesgo de los operadores, con razón o sin ella. Los bancos centrales son ese Adán del mundo bursátil y mercados financieros. Esta baja percepción del riesgo se veía en el índice ponderado de volatilidades de divisas, que tocaba esta semana mínimos históricos. La volatilidad bursátil de EEUU, medida por el VIX, también extremadamente baja.

Esta semana se supone que Janet Yellen presidenta de la FED dijo unas palabras que significaban que seguiría con la política laxa hasta que las ranas críen pelo. Subidón. El problema es que ya nos hemos leído varias veces las palabras y no vemos donde lo dice. Pero da igual, el mercado así lo cree, y sobre todo no olvidemos lo más importante. La tendencia es alcista y no se necesita ninguna excusa para seguir subiendo en las tendencias alcistas.

El gran nivel de resistencia para toda Europa sigue siendo el nivel de los 10.000 puntos del dax, que sigue sin poder romper.

Pero curiosamente, si las bolsas suben tanto por el BCE, los bonos también, ¿por qué el euro no baja? Pues ese es el gran misterio. Con las ganas que tiene Draghi de que caiga, lo pueden ver en el gráfico de acompañamiento. No baja. Si bien es cierto que perdió la directriz alcista, la flecha marca el día en que Draghi anunció las medidas, como ven casi ni se ha movido. Las líneas punteadas son los retrocesos de Fibonacci y no ha retrocedido ni un modesto 38,2% que sería la primera línea.

El mercado respira, con razón o sin ella, porque se supone que la FED no subirá tipos. Pero ¿por qué no vemos con cifras en la mano si hay que tener tanto miedo o no a esa subida de tipos?
 
Tememos mucho cuando llegue el momento de que la FED empiece a subir los tipos. Pero ¿es lógico temerlo? Pues sí y no. Veamos las cifras históricas que son muy reveladoras.
 
Según datos de  Bespoke Invest. Desde 1994.
 
De media una subida de tipos le cuesta al S&P 500 una bajada de casi el 9%, pero al cabo de un año lo recupera todo, y es más, está subiendo más del 15%...