Hoy han renovado cargos en el Comité de inversión del Fondo de pensiones públicas japonés GPIF. Realmente, todos tenemos la sensación de que se aproximan cambios importantes en la política de inversión del Fondo: reducir el peso de la deuda doméstica por deuda internacional y bolsa. Recuerden que hablamos de más de 1.25 tr. $. ¿Les parece mucho dinero? Lo es.
En estos momentos se estima que el Fondo tiene un 60 % de su activo en JGB, un 12 % en bolsa japonesa, un 11 % en deuda internacional y un 12 % en bolsa extranjera. Es evidente como el Gobierno japonés defiende un mayor peso en el fondo de la bolsa japonesa, partiendo del peor comportamiento del Nikkei frente al resto de las bolsas desarrolladas en el año. Pero, por otro lado, es también claro como aumentará el peso del papel internacional, especialmente en deuda, desde los niveles actuales. La cuestión de fondo es si este aumento será significativo y el plazo en que se producirá. Aunque esto último tiene una importancia menor partiendo de que los mercados viven de expectativas. Y sin duda pueden ya estar adelantando este flujo de inversión internacional.
¿Y la deuda japonesa? La respuesta a esta pregunta la tiene el BOJ.

¿Ha corrido demasiado la deuda periférica europea? Niveles de 3.17 % para el btp, rentabilidad del 3.08 % el bono; pero también 1.53 % el bund 10 años y 2.01 % el oat francés. ¿Les parecen rentabilidades bajas? Mínimos históricos. Rentabilidades reales nulas en algunos casos (centrales) y aún elevadas en la deuda periférica.
Pero, tipos de interés que siguen siendo enormes si lo comparamos con el 0.6 % del JGB japonés a 10 años. Y si el JPY se deprecia, algo que seguimos esperando, pues la inversión internacional del GPIF incluso tendría mucho más sentido. Es la búsqueda de la rentabilidad, en un mundo, el actual, de rentabilidades bajas. Forzadamente bajas. Expliquen de otra forma como el treasury 10 años con tipos de 2.71 % es coherente con una economía donde la inflación se acerca al 2 % (1.7 % en marzo) y con crecimiento real del 3.0 % para este año. ¿Una burbuja? Las burbujas se conocen sólo cuando estallan; mientras, son excesos.

Y mientras discutimos todo esto aumenta la especulación sobre un QE en la zona EUR. Según algunos medios, el ECB estaría realizando varias simulaciones. El objetivo último, luchar contra el riesgo de deflación y mejorar las condiciones financieras en la zona. Entre medias, poner un techo al EUR y crear mercado para activos financieros que faciliten el crédito a pymes y reduzcan el coste de financiación al sector público. Especialmente a países periféricos. ¿De qué tamaño sería? Se habla de un importe en teoría ilimitado, pero en práctica en el entorno a 1 tr EUR (80 % de la base monetaria y casi un 11 % del PIB europeo).
¿Factible? Sin duda. Pero no lo espera a muy corto plazo. Como en su momento ocurrió en el caso del OMT, el mercado puede hacer parte del trabajo. Y es que, como dije antes, los mercados viven de expectativas. O de la especulación, naturalmente especulación buena de inversores de largo plazo.

¿cds?
::::::::CITI SOVEREIGN (SOVS):::::::::                                                     5Y (6/19)            10Y        5/10's                               ITALY        115/118  -1     167.5/179.5   54/60                                SPAIN         91/95   -1.5   141.5/155.5   53/59                                PORTUGAL     164/172  -2     217.5/247.5   55/65                                IRELAND       66/74   0         90/130     30/50                                                                                                                BELGIUM       39/43   0         79/89      39/47                                FRANCE      47.5/49.5 -0.5    95.5/101.5   47/53                                AUSTRIA       33/38   0       64.5/74.5    30/38                                UK            20/24   0         45/55      25/31                                GERMANY       20/22   0       45.5/51.5    23/31

La rentabilidad del treasury 10 años en niveles de 2.71 % en estos momentos.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España