Nick Leeson y Jerome Kerviel, como destruir un banco histórico con el uso indebido del apalancamiento

Premium

Volver arriba