Antes de la intervención, el dólar se cotizaba en 82,87 yenes, su nivel más alto desde mayo de 1995, y, minutos después, se apreciaba hasta los 84,36 yenes, mientras el Nikkei, que abrió a la baja, repuntaba un 1,8%.