Andrés Jiménez, CEO de Enbolsa.net, analiza la situación técnica del Stoxx 60, el S&P 500, el Dax y el Ibex 35. 
El impulso que se había iniciado en Europa parece que está deteriorando en ciertos índices en el corto plazo, aunque hay ciertos matices que nos van a ayudar a tomar una decisión a lo largo de la semana.

STOXX 600
Lo primero que tenemos que observar es que el mercado europeo arrancó desde el 7 de mayo (jornada en la que hizo mínimos) y desde entonces estamos inmersos en un impulso.
En el Stoxx 600 encontramos un patrón correctivo en cinco movimientos. No sería descabellado ver que el índice se acerca a la zona de 61,8%, es decir, que ataca los 392 puntos. por tanto, no nos tenemos que extrañar de las actuales caídas de mercado, porque forman parte de un movimiento impulsivo o interno de un impulso. Mientras el Stoxx 600 se mantenga por debajo de 410 puntos, no deberíamos comprar.

S&P 500
El S&P 500 también hizo mínimos el 7 de mayo y después desarrolló una secuencia de cinco impulsos. Ahora también sería normal que se acercara al nivel de 61,8% de Fibonacci, aunque esté dentro de un proceso correctivo normal dentro del proceso impulsivo. Esto es lo que hace que vengan las dudas sobre las acciones. Atentos ahora a los 2.086 puntos porque, si ahí van apareciendo divergencias o figuras chartistas de divergencia, sería momento para tomar posiciones.

ESTRATEGIA DE PARES IBEX 35 VS. DAX
En estos momentos de incertidumbre podemos hacer uso de las estrategias de pares. Por ejemplo, podríamos llevar a cabo una estrategia en el Ibex 35 vs Dax. El Dax está mejor que el índice español. La curva spread de los dos índices está retrocediendo al 50% de Fibonacci de toda la caída que se produjo entre octubre de 2014 y marzo de este año. Además, este nivel también es un punto de control por el que ronda la media móvil. Por ello, podemos ponernos cortos en Ibex (vendemos Ibex) y largos en Dax (compramos Dax). Cerraremos la posición si el spread llega a cero. Actualmente la diferencia está en 229 puntos, por lo que, si se entra con un contrato de CFDs que vale 1 euro el punto, se ponen en riesgo 228 euros. El primer objetivo podríamos buscarlo en 600 puntos y, para inversores más agresivos, en 1.000 puntos (diferencia entre Ibex y Dax de 1.000 puntos).

DAX
El índice alemán presenta un movimiento de tres impulsos, por lo que está aún en la parte final del proceso correctivo, en una onda C. lo bueno de esto es que ya tenemos al índice acorralado y podemos predecir su movimiento. Tenemos que esperar a que se produzca una divergencia entre el movimiento C3 y el C5, mientras no aparezca una divergencia en gráficos de una hora, no daremos por finalizado el movimiento C.

IBEX 35
El Ibex 35 hizo mínimos el 7 de mayo y después desarrolló tres movimientos, por lo que estamos en una onda B y no podemos dar por finalizado el proceso correctivo. Esto llevará al índice a generar cinco movimientos. Si estos movimientos se suceden y tenemos una divergencia bajista, tendremos la hora de entrar. Podremos plantear una estrategia compradora para buscar ratios de riesgo/beneficio bastante interesantes. De hecho, podemos ir a pelear como mínimo el máximo anterior con un ratio 4/1. La zona de 10.600 puntos es una zona clave (zona DEP) en la que, si se produce una divergencia, será óptima para entrar en el Ibex 35.