Rubén J. Ullúa, asesor y analista de mercados financieros, habla sobre las estrategias posibles en el mercado de divisas y, en concreto, con respecto al euro-dólar.
 
Ha habido mucho nerviosismo en las últimas jornadas por el efecto del Brexit. En base a eso debemos calcular cuáles son los parámetros técnicos a tener en cuenta. A partir de dónde podemos evaluar las posibles estrategias operativas a seguir e identificar claramente si estamos todavía en una tendencia alcista para el euro, independientemente de la caída desarrollada en las últimas jornadas o si las condiciones tendenciales se han modificado.

En primer lugar hay que destacar las caídas del viernes, cuando se conoció el resultado del referéndum en Reino Unido  a favor del Brexit. Hizo que el cruce pasara desde niveles de 1,1430 hasta niveles de 1,09 y ha sido desde esos niveles mínimos que comenzó un proceso de recuperación lento en las últimas sesiones.

Lo interesante desde el lado técnico es que si observamos el comportamiento donde se detuvo la caída del euro  vemos que reconoció el 61,8% de Fibonacci de todo el tramo alcista desarrollado alcista entre diciembre del año pasado y el máximo alcanzado hacia comienzos de mayo en 1,1614. Nuestras expectativas empiezan a considerar que en la medida que esta zona de mínimos no sea quebrada el euro podría empezar un proceso de recuperación intentando recortar toda la caída desarrollada desde mayo pasado.

En tal caso se observan algunos parámetros técnicos a tener en cuenta que van justamente focalizados en torno a la zona de 1,1250 y 1,1350. Según se observa, trazando una línea de tendencia, vemos que ahí se encuentra también el 61,8% de la recuperación de todo el trayecto de caída de mayo pasado.

Asimismo ahí se iguala el movimiento de recuperación intermedio que fue justamente durante el mes de mayo. Se iguala en esas instancia de 1,1250 y 1,1350. Las expectativas se inclinan a considerar que en la medida de esta zona de mínimos sea quebrada podamos tener un proceso de recuperación que nos lleve a atacar en la medida posible la resistencia mencionada.

Después de superarse la zona de resistencias en torno a 1,1250 y 1,1350 podemos pensar en una recuperación de la tendencia alcista del euro del proceso que ya comenzó hacia finales del año pasado e incluso en marzo del pasado año 2015. Hoy por hoy estamos expectantes de que ese proceso de recuperación pueda darse.

Como también pueden observar la zona de 1,1150 y 1,11 se muestra como una zona de resistencia intermedia. Se ve como esta zona ha actuado como nivel de contención a la baja y hoy se convierte como un nivel de resistencia intermedio. Vemos que la rotura del 1,1150 va a ser el evento que termine por liberar el movimiento de alza en primera instancia hacia el 1,1250 y 1,1350 y finalmente una rotura de esa zona será la liberación tendencial a favor del euro contra el dólar.