Juan Enrique Cadiñanos, private equity manager de Millard Equity, analiza la situación técnica de Bankia el día que vence el lock-up que permitirá al FROB volver a vender un nuevo porcentaje de su participación. 

 “Desde el punto de vista técnico refleja dudas. La tendencia en el corto plazo sigue siendo alcista. El rango entre 1,4 y 1,6 sigue siendo estable, por lo que mientras no lo pierda podríamos estar en la entidad con objetivo en 1,62.

En el medio/largo plazo tenemos una zona de suelo durmiente que deja entrever las dudas que han tenido los inversores. Es un sector interesante. La deuda que se están quitando poco a poco las entidades hace que puedan tener un buen movimiento los próximos meses. Es cierto que Bankia ha sufrido bastante controversia en el corto plazo y da lugar a dudas sobre si entrar o no en la entidad”.