Los distintos estudios disponibles a cerca de la tasa de éxito de aquellos que intentan ser Traders, nos informan que un fracaso entorno al 90% de los que lo intentan. Estamos hablando entonces de una tasa de éxito de alrededor del 10%, que nos dice que esta profesión es cualquier cosa menos fácil o cómoda.



Sin embargo, para ser justos deberíamos comparar esa tasa de éxito, con la de otras profesiones de riesgo, o reconocidamente difíciles. En es sentido, la tasa de éxito de las Pequeñas y Medianas Empresas, ronda el 15%, mientras que la tasa de éxito de oposiciones a altos cuerpos de la administración del Estado, se sitúa entorno al 20%.

Sin embargo, a nadie se le ocurriría lanzar una PYME, sin un concienzudo estudio de mercado previo (exigido por otra parte por los bancos para acceder a financiación), o presentarse a unas oposiciones a abogado del Estado, o notario, sin una preparación exhaustiva de las mismas. Pero cualquiera puede intentar acceder a la profesión de Trader, aún careciendo de una formación y preparación adecuada, o de un capital suficiente para ello.

Es precisamente esta facilidad de acceso a la profesión, lo que se vuelve en muchas ocasiones en contra del propio aspirante a Trader, y constituye uno de los factores en mi opinión, de una tasa de éxito tan baja. La solución a este problema, pasa por un periodo de formación y prácticas en operativa Virtual, que le proporcionen un feedback al aspirante a Trader de la dificultad de la profesión, a la vez que le permitan una toma de contacto con los mercados, el riesgo y el apalancamiento, en un entorno de simulación seguro, sin poner en peligro su patrimonio. Esto último es uno de los cometidos de nuestros programas de TradeCoaching.

Lamentablemente, hay más escollos en esta profesión. Las dos variables principales que debe de dominar un Trader, si quiere formar parte del selecto club del 10% de aquellos que lo consiguen, son el Porcentaje de Acierto de su operativa, y la relación entre la Ganancia media y la Pérdida Media de sus trades, o ProfitLoss. Estas dos variables, actúan además de forma conjunta sobre la rentabilidad de un Trader, pues no basta con que una de ellas solamente sea buena, sino que lo deben de hacer de forma sincronizada, y en relación la una con la otra. Ambas variables se relacionan según la siguiente curva:

aciertos fallos


Para que comprendan lo anterior vamos a analizar un sencillo ejemplo. Supongamos un Trader, que opera en el Futuro del EuroStoxx 50, con un objetivo en media de un punto (equivalente a 10 euros), y un stop de 20 puntos (equivalente a 200 euros). Lógicamente por volatilidad del mercado, será mucho más probable que sus Trades alcancen el objetivo que el Stop, y por tanto, como los costes de transacción para este producto los tenemos en 3.5 euros/ contrato, aunque haga trades con objetivos mínimos, éstos serán positivos, y por tanto su porcentaje de acierto será muy elevado (podría tener porcentajes de acierto el 80% o 90%, pero eso no significaría como veremos a continuación, que su operativa vaya a ser ganadora...)

Sin embargo, analizando la otra variable comentada, el ProfitLoss, tendremos que si sacamos la media de sus operaciones ganadoras, serán de +3 euros, dado que trabaja con objetivos de 10 euros, al que tendremos que restarle el coste de transacción de 7 euros. Pero en alguna ocasión, aunque sean las menos, el mercado cogerá tendencia y le saltará su stop de 20 puntos, por lo que la media de sus operaciones perdedoras, será de 207 euros, coste de transacción incluido. Por tanto su ProfitLoss será de 3 euros / 207 euros = 1,45 %.

A primera vista, se ve claramente que para compensar un Trade malo de 20 puntos de EuroStoxx, necesitaríamos 69 Trades buenos con un objetivo de 1 punto, si tenemos en cuenta el coste de Transacción, por lo que difícilmente la operativa podría resultar ganadora. En realidad, según la ecuación que relaciona ambas variables, para un porcentaje de acierto digamos del +90%, necesitaríamos un ProfitLoss mínimo del 10%, para que la operativa sea rentable, y en el ejemplo anterior, con el 1,45%, nos quedamos muy alejados de esa cota.

Hacerlo bien con el porcentaje de Acierto, es una destreza que se puede adquirir y mejorar. Realmente no resulta demasiado complicado el obtener porcentajes de acierto superiores a lo que sería el puro azahar, esto es el 50%, si trabajamos con activos en fases tendenciales. Para un porcentaje de acierto de por ejemplo el 60%, necesitaría una relación ProfitLoss mínima de al menos el 65%, para que la operativa fuese rentable, esto es, que cuando ganase lo hiciera en 65 euros en media, y cuando perdiese lo hiciera en 100 euros en media, teniendo en cuenta los costes de Transacción.

Hacerlo bien con el Profit Loss, resulta algo más complicado, y es donde suelen fallar la mayoría de los aspirantes a Traders. El principal problema y así lo hemos comentado en anteriores artículos, es el control del riesgo, no aceptando las operaciones malas y no ejecutando los stops. Con eso conseguimos que la magnitud de la pérdida media en la operativa se dispare. Pero otra cuestión no menos importante, es la capacidad del Trader para mantener sus operaciones hasta el objetivo inicialmente propuesto, en un entorno de riesgo e incertidumbre de mercado. Lo anterior provoca que muchos Trades se cierren antes del objetivo, con lo que la Ganancia Media resulta ser bastante inferior a la planificada.

Lo anterior tiene mucho que ver con la naturaleza humana de los Traders, y el componente psicológico que relaciona el miedo y la avaricia a lo largo de la operativa de un Trade. Existen técnicas en la Operativa, como los objetivos parciales, subiendo el stop al punto de entrada de la posición restante, que mitigan de alguna forma el miedo y la angustia generada por la incertidumbre de que un Trade bueno se convierta en malo, y que permiten desarrollar estrategias que capturen el componente tendencial de los Trades, tan beneficioso y favorable en el resultado final de las operativas. Son habilidades que desarrollamos y practicamos en nuestros programas de TradeCoaching, altamente recomendables para todos aquellos que quieran intentar esta, tan complicada profesión.