Giro al alza a corto plazo a favor de las tendencias alcistas de fondo. La ausencia de sobrecompra, un volumen recuperándose y una volatilidad bajo control permiten conceder una oportunidad a favor de una ruptura de resistencias clave.

La acción desarrolla un nuevo impulso al alza, esta vez desde 13,700, y comienza a poner a prueba la zona de máximos anuales comprendida entre 14,785 y 14,670. El movimiento activa señales de compra en osciladores de precios que aparecen se encuentran lejos de niveles de sobrecompra que se producen en un contexto de volumen recuperándose y volatilidad bajo mínimos.

A la vez, el giro al alza a corto plazo se produce a favor de las tendencias alcistas primaria (largo plazo) y secundaria (medio plazo). En estas condiciones se puede buscar una ruptura de niveles o resistencias buscando acompañar tendencia. La referencia para acompañar tendencia más ajustada quedaría por debajo de 13,70 como aproximación de la media móvil simple de 40 sesiones. Para posiciones de medio plazo las referencias a seguir serían la directriz alcista que parte de mínimos del ejercicio pasado y la media de 200 sesiones.

Por la parte superior, el precio se encuentra con una resistencia intermedia próxima, en 14,985. Para encontrar resistencias más significativas tendríamos que avanzar hasta 16,055 que es el máximo del ejercicio 2015.

Repsol en gráfico diario con Rango de amplitud en porcentaje, oscilador MACD y volumen de contratación