El analista habla en su programa en la CNBC sobre cuáles son los aspectos básicos que manejar a la hora de realizar una inversión hoy en día.
La llave para ser un buen inversor es muy difícil encontrarla. Los que se inicial en este mundo, casi siempre, intentan de coger pinceladas de los que llevan más tiempo operando para poder realizar sus propias operaciones. Equivocarse lo menos posible es algo que es la base de llevar una operativa exitosa.

Uno de los expertos en los mercados y en la inversión es Jim Cramer. En su última aparición en su programa habitual ofrece una serie de consejos para invertir de forma correcta y cometer el menor número de errores posibles.

El primer consejo de todos, en su opinión, es centrarse en las empresas que tengan una estructura más familiar y cerrada. "Simplemente elige las empresas que son familiares que son las que mejor funcionan transcurrido un tiempo prudente".

Otra lección que da Cramer es la de “ahorrar al máximo". Esto quiere decir que se haga siempre que se pueda, claro está. No siempre se puede guardar dinero, pero dice que no hay que reinvertir siempre lo que se gana, sino ir apartando liquidez.

"Eso es algo que mi padre siempre me dijo y que yo hago una y otra vez”, dice Cramer. "Siguiendo el consejo de mi padre me abrí una cuenta en Fidelity, con el fondo de Magallanes, y contribuiría un poco cada semana", añade.

Mirando hacia atrás en los hitos de su vida, Cramer cree que puede haber descubierto un secreto para la selección de valores. Y esto es, cuando seleccionas una acción que está involucrada “en algo importante que conoces”. Algo intuitivo.

"Las mejores ideas de inversión provienen de lo que sabes con la información obtenida de fuentes públicas", asegura Cramer.

Por eso dice que su éxito se ha basado siempre en pensar en lo más básico. En lo más pequeño hasta lo más grande. Recuerda con exactitud el momento en el que querían apostar más fuerte por él debido a este modo de ver la inversión.

"Yo había estado cortejando por Goldman Sachs durante tres años antes de que yo conseguí un trabajo en lo que entonces era el Departamento de Ventas de Valores, para ayudar a los individuos y las pequeñas instituciones a manejar su dinero", repasa sobre su curriculum.

“La humildad es otro principio básico para la inversión”, explica Cramer. Nadie es fiable y “todo el mundo comete errores”, pero nunca tienes que bajar la guardia y “creerte el rey del mambo”. Por lo que no hay que mirar nadie “por encima del hombro”.