Luis Lorenzo, analista de Difbroker observa que “el mínimo del Ibex 35 lo fijó en los 7.500 puntos y el máximo en los 12.000. El máximo retroceso lo ha hecho en 61,8%, por lo que habría que vigilar el soporte en los 8.600 puntos”. De perder este nivel, “cabría el riesgo de volver a mínimos”.