La renta variable española cambia de tendencia a media sesión y pierde un 0,86% hasta cotizar en los 10.150,2 puntos.