Durante el primer semestre del año, Iberia ha conseguido reducir sus pérdidas un 87% hasta los 21 millones de euros, frente a las cuentas con signo negativo de 165 millones de euros que mostró durante el mismo periodo un año atrás.