Los 2 billones de dólares del paquete fiscal aprobado por el Congreso de los EEUU para combatir los efectos del coronavirus y el “QE infinito” del Fed de 3 billones de dólares han servido para que el S&P 500 rebotase.

Aunque el contenido exacto del proyecto de ley aún no se ha publicado, por lo que se ha filtrado hasta este momento, sabemos que se proporcionará apoyo tanto a los ciudadanos estadounidenses como a las empresas.

Se concederán cuatro meses adicionales de seguro de desempleo. 

Está previsto un gran rescate de las aerolíneas.

Se limitarán los programas de recompra de acciones y bonos de las empresas que se beneficien de las ayudas del gobierno.

A los mercados les ha gustado porque EEUU no ha optado por la nacionalización, y las bolsas han rebotado.

Especial Megatendencias de Inversión
El nuevo orden internacional vira hacia las megatendencias empresariales y de inversión. Nunca antes un evento inesperado como ha sido la pandemia ha modificado tan rápidamente los criterios de inversión.

Ahora bien, la pregunta que nos estamos haciendo todos ¿es el momento de comprar?

Vaya por delante, comprar ahora resulta tentador, pero es preciso tener en cuenta que a pesar del  fuerte rebote experimentado durante los dos últimos días, el S&P500 no ha superado, al menos, por el momento, ninguna resistencia significativa. Ni tampoco Apple ni Google.

Tal y como podemos ver en el gráfico horario del S&P 500 que recogemos a continuación, el S&P 500 presenta una resistencia significativa en la zona 2.700-2.650. Y, por el momento, no ha superado. La superación de esa zona haría más probable la formación de un suelo.

Gráfico horario del S&P 500