Powell parece dispuesto a reducir los tipos en la reunión de julio, el único debate ahora es si es de 25 ó 50 puntos básicos. El mercado de futuros sobre fondos federales ha descontado un recorte de 25 puntos básicos al que le atribuye una probabilidad del 100%.

Esta semana todo el mundo está centrando la atención en la decisión de la FED y a medida que transcurran los días volveremos a los temas recurrentes: preocupación por los resultados empresariales y de nuevo por las discusiones comerciales entre China y EEUU. Y con ello, probablemente aumentará la volatilidad.

Según Facset, se espera una caída superior al 2% de los beneficios de las empresas del S&P 500 en el segundo semestre. Si posteriormente los beneficios publicados fuesen mejores de lo esperado, el S&P 500 ganaría tracción alcista.

Ahora bien, desde un punto de vista gráfico, la tendencia del S&P 500 sigue siendo alcista a corto y medio plazo. Y como dijimos en el último comentario de la semana pasada, el S&P 500 aún no ha alcanzado su objetivo de subida. En este sentido, es preciso tener en cuenta que aún no se ha producido un éxtasis comprador.

Dicho lo anterior, es preciso señalar que el actual tramo al alza se ha apoyado fundamentalmente en los valores de gran capitalización. El Russell 2000 no ha superado los máximos del  1 de julio de 2019.

Esta semana vamos a tomar como primer soporte significativo el 2.960.

Mientras el S&P 500 se mantenga por encima de ese nivel, nuestra predisposición seguirá siendo alcista a corto plazo, si bien consideramos que la subida sea a un ritmo muchísimo más lento que el que hemos visto en el mes de junio.

Webinario gratuito sobre indicadores para invertir en bolsa
Webinario gratuito para aprender a utilizar los indicadores técnicos para invertir en bolsa.

El NASDAQ 100 ha conseguido marcar nuevos máximos históricos. Este comportamiento hace más probable la continuidad de la tendencia alcista.

Mientras se mantenga por encima de 7.860, mantendremos una predisposición alcista a corto plazo.

Y mientras se mantenga por encima de 2.940, mantendremos una predisposición alcista a corto plazo, tal y como hemos dicho en los comentarios de esta semana.

Si tenemos en cuenta el volumen de posiciones abiertas en los mercados de opciones, un delta neutral se podría alcanzar si la cotización del oro retrocediera a la zona de los 1.380.

Este retroceso no provocaría ningún daño significativo a la tendencia alcista del oro.

El DAX se giró a la baja el pasado 4 de julio y desplegó un tramo a la baja que no parece haber concluido, por lo que vamos a considerar como escenario más probable que el DAX retroceda a la zona de los 12.210. Mientras se mantenga por debajo de 12.434, consideraremos como escenario más probable la continuación del retroceso.

El IBEX se paró al llegar al 9.223 y rebotó ligeramente. Mientras se mantenga por debajo de 9.350, consideraremos como escenario más probable la perforación del 9.230.