Pocas veces se pueden ver movimientos tan limpios y sencillos como el que está realizando la compañía acerera en las últimas sesiones.

Técnicamente ha realizado un simple e impecable throw back a la antigua directriz bajista. ¿Y qué es un throw back? Pues es un movimiento en el que el precio corrige hasta niveles de soporte que su momento actuaron como resistencia y si desde ese “nuevo” soporte consigue frenar los descensos lo más normal es que desde ahí intente reestructurarse con fuerza al alza.

El único problema que tenemos en este momento es que ya se encuentra relativamente cerca de la zona de resistencia de los 13,50 € por lo que habrá que esperar hasta ver si es capaz de confirmar y cerrar por encima antes de volver a adoptar largos en el título. Creemos que los 13,50 € los tocará en breve pero en el momento actual abrir largos supone un riesgo muy elevado como consecuencia de que el stop loss está muy lejos y la ecuación rentabilidad-riesgo no es atractiva en estos niveles. A finales del pasado mes Acerinox anunciaba la aplicación en la Península Ibérica de una subida de 100 € por tonelada en todos sus productos planos de acero inoxidable a partir del 1 de enero de 2011.
 
En una nota remitida a la CNMV la empresa aseguraba que el incremento de precios se aplicaba como consecuencia de "la mejora de la demanda y un aumento de la entrada de pedidos". La revisión coincidía con una mejora en el negocio de que le llevó a ganar 97,5 millones de euros en los nueve primeros meses del año, frente a las pérdidas de 235,6 millones de euros en el mismo periodo del ejercicio anterior. En la presentación de los resultados hasta septiembre, el grupo ya adelantó que, a pesar de la corrección del precio del níquel y de la tradicional debilidad del mercado en el mes de diciembre, la cartera de pedidos hacía esperar un cuarto trimestre mejor, lo que supondría el sexto trimestre consecutivo de beneficios.