Telefónica obtuvo un beneficio atribuible de 692 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone un descenso del 23,2% respecto al mismo periodo del año anterior.
Telefónica obtuvo unos ingresos de 12.232 millones de euros, lo que supone un 13,5% menos en términos reportados debido el impacto de la variación de los tipos de cambio y a la desconsolidación de República Checa. en concreto, la variación de los tipos de cambio restó 11,8 puntos porcentuales al crecimiento interanual de los ingresos y 11,7 puntos porcentuales al del Oibda. Por su parte, los cambios en el perímetro, especialmente por la venta de Telefónica República Checa, redujeron los ingresos en 3,1 puntos porcentuales y el Oibda en 3,7 puntos porcentuales.

Con respecto a su negocio en España, los ingresos mejoran significativamente su tendencia de caída interanual (-8,2%; 3,7 p.p. menor que el trimestre anterior), reflejando la mejor evolución comercial (fundamentalmente fibra y televisión de pago) y una mayor preferencia del cliente por servicios de calidad. Asimismo, la rentabilidad se mantiene elevada (margen OIBDA: 46,9%) resultado del proceso de transformación de la Compañía y a pesar de la presión en ingresos y la mayor actividad comercial.

Por su parte, el beneficio bruto antes de amortizaciones (Oibda) descendió un 14%, hasta los 3.929 millones de euros, mientras que el beneficio operativo (Oi) disminuyó un 11%, hasta los 1.838 millones de euros.

La compañía presenta un ratio de endeudamiento de 2,3 veces Oibda, tras reducir su deuda neta en 2.657 millones de euros en el primer trimestre hasta situarla en los 42.724 millones de euros. En cuanto a la actividad de financiación de Telefónica en los mercados durante los tres primeros meses del año se sitúo en torno a los 5.700 millones de euros.

En cuanto a los clientes, la compañía cerró el primer trimestre con 313,1 millones de accesos, un 1% menos que en el mismo periodo de 2013 debido a la desconsolidación del negocio de República Checa, cuya venta se cerró el pasado mes de enero tras el 'visto bueno' de Bruselas, y por la venta de los activos del negocio residencial en el Reino Unido. Telefónica ha señalado que, sin este efecto, los clientes habrían crecido un 2% interanual.

 Desde Renta 4 indican que estos resultados "han cumplido previsiones de ingresos que manejaba el consenso y han incumplido las de EBITDA. El mayor gasto financiero de lo previsto también llevó al grupo a incumplir nuestras estimaciones y las de consenso en resultado antes de impuestos y neto".