“Antes de las elecciones griegas las autoridades europeas y los bancos centrales tiene preparados los planes de contingencia”, dice Mercedes Camacho, socia directora de Omega IGF.

Es una incógnita quién ganará las elecciones griegas, si los partidarios de llevar a cabo las exigencias de ajustes o no. “Esto ha generado el miedo a una situación que no considerábamos esperable y es que Grecia saliera del euro”. En caso de darse esta salida, “los mecanismos del euro se modificarían sustancialmente, pues acarrearía grandes turbulencia y, no solo el BCE, si no todos los bancos centrales, tendrían que actuar”.

En este sentido, “podemos pensar que pueden bajar los tipos de forma coordinada, pero creo que es más probable una actuación centrada en el mercado de divisas, para que fluya liquidez y se evite una caída fuerte del euro o una subida fuerte de divisas refugio, como el dólar o el franco suizo”.


Declaraciones a Radio Intereconomía