Ayer Repsol  fijó su dividendo a cuenta del ejercicio 2016 en 0,35 euros, según informó la sociedad. Esto supone un 30% menos que el dividendo a cuenta del ejercicio del pasado año 2015.
 

Pero incluso existiendo esta disminución, las fuentes financieras afirman que Repsol pretende mantener el dividendo del conjunto del año en los niveles del pasado ejercicio. Además de esta remuneración, Repsol abonará el próximo año otro dividendo complementario.

En el último dividendo complementario, según ha afirmado el diario Expansión, Repsol ya realizó un ajuste y fijó su dividendo en 0,3 euros por acción, para poder adaptarse a las circunstancias del mercado. Repsol está siendo uno de los principales sufridores de los efectos de la caída de los precios del petróleo.

El conjunto del dividendo con cargo del pasado 2015 fue de 0,8 euros por acción. Si se mantuviese a ese nivel, el dividendo complementario con cargo de este año debería rozar o ser de al menos  de 0,45 euros por acción.

La compañía pretende mantener el esquema de scrip dividend. Esto quiere decir que todo accionista podrá cobrar el dividendo tanto en efectivo como  en acciones. Para poder cubrir este pago, el del dividendo a cuenta, la administración de la empresa ha afirmado que el grupo ampliará el capital en 512,9 millones de euros.