Los títulos de la petrolera española fueron uno de los ganadores del Ibex 35 el último año gracias a la recuperación que experimentó el precio del petróleo. Los expertos de Goldman Sachs creen que su recorrido podría estar próximo a agotarse.
 

Por eso han decidido sacar a Repsol de su lista de compañías petroleras con recomendación de compra. Explican que han tomado esta decisión “por el mejor comportamiento relativo de la acción con respecto al sector, por lo que vemos mayor valor en otros valores de nuestro universo”, dicen. 

En estos momentos apuestan por mantenerse neutrales ante el valor, al que le dan un precio objetivo de 15 euros por acción (frente a 15,7 euros hasta hoy). En estos niveles ven un potencial de algo más de un 8% desde el precio actual, frente al 12% que espera que suban las compañías del sector en Europa.

Recuerdan estos expertos que desde que añadieron el valor a su lista el pasado 16 de diciembre, la compañía cae un 1,4% frente al descenso del sector europeo del 3,8%.   En concreto, desde el 1 de enero sus acciones suben más de un 3,3% y en doce meses la revalorización de la petrolera española es de más de un 64%. Hay que recordar que hace un año el petróleo llegaba a cotizar por debajo del umbral de 30 dólares el barril y con ello arrastró a todo el sector. 

Los puntos positivos
En estos momentos creen que Repsol está en un periodo de transformación tras la adquisición de la canadiense Talisman. Este proceso está caracterizado por la venta de activos, los recortes de costes y nuevos proyectos, así como una fuerte generación de caja de sus actividades de downstream.

En la firma consideran que Repsol será capaz de mantener el grado de inversión dado que están manteniendo el ratio de deuda neta/equity por debajo del 40%, y la mejora de la producción, así como el cash flow.

De esta forma, Repsol no se escapa de la apuesta que hacen en el banco de inversión americano sobre todo el sector, al que también asigna de media una recomendación de neutral.

En la firma esperan que el mercado de petróleo se mantenga estable en 2017, con un precio que se mantendrá entre 50 y 60 euros el barril. Las diferencias entre compañías vendrán, según este informe, por el manejo de los balances, la posición con respecto a los costes y el momento en los ciclos de sus diferentes proyectos.
 

Break even

 


Por otro lado, consideran que la alta rentabilidad por dividendo del sector no es atractiva, ya que en su opinión no es sostenible. Apuntan que “aunque las petroleras han tenido la mayor rentabilidad por dividendo del mercado, tienen de lejos el peor ratio de cobertura en términos de beneficios  y generación de cash flow, con lo que asumimos que no se van a producir aumentos desde este nivel”, explican.
En su opinión “otros sectores de altos dividendos como las utilities o las telecomunicaciones  aunque ofrecen una menor rentabilidad tienen una mayor capacidad para incrementar las retribuciones”, afirman.

 

rentabilidad por dividendo


Las favoritas del sector
Para los expertos de esta firma, las compañías a las que mantienen la recomendación de compra son Total, Royal Dutch Shell y Eni. Esperan que mantengan una fuerte generación de caja y que incrementen su nueva producción.

Recos petroleras


Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión sitúan a Repsol en fase de consolidación, con una puntuación de 5,5 en una escala de diez. Su tendencia a medio plazo es bajista.

Repsol ei



QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Repsol en vigilancia por posibles recogidas de beneficio”
Dos acciones de sobresaliente rompiendo resistencias con fuerte momento a CP