A pesar de lo macabro de la expresión, parece que sí se cumple eso del “rebote del gato muerto”, al menos en una sesión como la de hoy. Un rebote – sin apenas fuerza tras las caídas experimentadas en las últimas sesiones – que sólo debería ser visto desde fuera. 


El rebote del gato muerto es un término que se refiere al comportamiento en el que los mercados, tras una caída importante, experimentan una subida en un determinado momento del tiempo. Sin embargo, esta subida se hace de forma poco sostenible y, por tanto, las caídas se suceden de nuevo. ¿Les suena? Ibex 35: en lo que llevamos de mes de octubre se deja un 4%, sólo en la última semana recorta un 2.8% y hoy rebota apenas un 0.3%. Dicen los expertos de Inversis Banco que en este tipo de rebote “los inversores, tras la incipiente bajada, consideran que el precio ya ha caído lo suficiente y que lo natural sería la subida, lo que motiva a muchos a comprar acciones a bajo precio que, después, se desmoronarán aun más”. Es prácticamente imposible saber a priori si la subida en las cotizaciones se debe a un rebote del gato muerto o no, por lo que siempre que se divisen datos positivos tras una gran bajada surgirá la misma duda, de si es una recuperación real o no.

Actualmente, los temores sobre una posible recesión en Europa vuelven a golpear a los principales índices. En el caso del Ibex “las correcciones le llevan a cotizar por debajo de la MM200 sesiones que actualmente cotiza en los 10475 , esperaríamos a tomas posiciones largas hasta la recuperación de ese nivel . A corto - medio plazo la resistencia la encontramos en los 10.750 y el soporte en los 10250 puntos”, explica Graciela Álvarez, de Oreyitrade en en Encuentro digital. Un selectivo que sigue en tierra de nadie “en medio del rango de cotización de este año y cada vez se acerca más a soportes de relevancia. A corto plazo habría que vigilar el soporte de los 10.420 puntos pues su pérdida le haría visitar de nuevo los 9.900 puntos”, explica Roberto Moro, de Apta Negocios.

A más largo plazo, en su video análisis semanal José Luis Cárpatos reconoce que la resitencia del selectivo sigue estando en los 11.200 puntos “y sólo por encima de este nivel se podría decir que tiene pinta alcista pero queda mucho tramo y hay que recorrerlo pues cada vez que llegamos ahí, el mercado se para con lo que es un nivel muy importante”.

El problema, dice este experto, es que los bancos centrales ya no están sirviendo de soporte a los mercados. “Hace tres semanas habríamos dicho que sí pero ahora mismo si algo está caracterizando el mercado ese el hecho de que se cree que el BCE no podrá parar esto, le han atado las manos. El banco que más da está en un 40% con lo que las probabilidades de un QE son muy bajas. Más viendo la postura alemana y si al mercado no le pones un QE delante, las subidas estarán difíciles. (…) El mercado no confía en los bancos y no se cree nada de todo esto. Ahora mismo, en un mercado como el de EEUU en corrección y lateral en Europa, no hay sectores favoritos es momento de estar quieto viéndolas venir”.