Howard Gold, uno de los columnistas de esta publicación ha puesto la atención en el cambio de sentimiento de uno de los inversores de Wall Street que antes y con más fe creyó en 2009 que estábamos a las puertas de un mercado alcista.
 
Y lo estábamos, desde el 9 de marzo de ese año, el S&P 500 ha llegado a revalorizarse más de un 200% en los momentos en los que se han tocado máximos.

Según explica Gold, Jim Stack, el presidente de Stack Financial Managament y de InvesTech Reserch se volvió alcista a principios de 2009, justo cuando el consenso no se creía las subidas que estaban por venir.  “Pero se ha vuelto más cauteloso en el último año, en el que ha reducido el porcentaje de exposición que han de tener sus clientes hacia la renta variable”, explica Gold.
 
Es más, el pasado viernes escribía en su newsletter que “la profundidad, duración y la gran cantidad de sectores que está contribuyendo a las ventas entre los líderes del mercado, debemos llegar a la conclusión de que Wall Street está actualmente en un mercado bajista”.

Es más, el columnista reconoce que el pasado lunes el mismo Stack le decía que “si parece, camina y gruñe como un mercado alcista, entonces debemos asumir que estamos ante un mercado alcista”. En opinión de este experto, la duración y las caídas de la bolsa van a depender de si Estados Unidos entra en recesión, aunque Stack no cree que sea el caso. 

Con todo, el experto ha alertado que a excepción de en 1966 y 1987, todas las recesiones que se han producido han ido precedidas por mercados bajistas.  Explica que “los bear markets históricamente son más dañinos de lo que los inversores piensa. Normalmente no se quedan en una caída del 20%, sino que suelen llevarse al menos la mitad de las subidas del anterior mercado alcista”. De hecho, explica Gold, en los últimos 85 años, el único bear market que no se llevó el 50% de las subidas fue el que se produjo en 1950.

Stack ha calculado que el actual mercado alcista podría quedarse en caídas del 34%, lo que llevaría al índice hasta 1.400 puntos. Sin recesión, los descensos podrían contenerse hasta un 25%.

En su opinión, además, este mercado bajista podría tener una duración de entre 18 meses y 2 años. Y él cree que el actual podría haber empezado en octubre. Por eso aconseja no buscar gangas en el suelo, lo que los anglosajones llaman botton fishing, porque desde su punto de vista aún no hemos visto el suelo.

Dow Jones, SP y Nasdaq


En opinión del experto los signos que nos sitúan ante un bear market son:
- La subida de la volatilidad diaria.
-       Muchas acciones están ya en bear market. En concreto un 60% del S&P 500 ha caído más de un 20% desde sus máximos, al igual que ocurre con otros índices como el Dow o el Russell 2000.
- Además, en los últimos dos o tres meses ha aumentado el número de acciones que ha tocado sus mínimos.

QUIZÁ LE INTERESE LEER:
”Máxima alerta, la liquidez de las carteras en máximos de casi 15 años”