Lamentablemente lo que sucede con el atentado de Londres parece que nos acostumbramos a este tipo de cosas. Es complicado y hay que seguir la vida. Para los estados es difícil controlar a estos elementos. Entonces,  parece que los mercados no reaccionan porque todo apunta a que nos acostumbramos a estos sucesos.
 
Comentábamos ayer que quizá podamos empezar una temporada de lateralidad. Hemos pasado el tema de la subida de tips de interés en Estados Unidos, también las elecciones en Holanda y ahora estamos pendientes de las elecciones en Francia.

Las bolsas americanas están muy altas en términos de valoración y ahora hay que ver si consigue aguantar sin muchas caídas y puede que las bolsas europeas consigan despegar algo más. El caso es que Wall Street tenga una corrección fuerte que arrastraría a los mercados europeos. Estamos en un periodo de lateralidad y de digestión de todo lo que ha pasado.

El petróleo, cuando se firmaron los acuerdos de los países de la OPEP y no OPEP, decíamos que era muy inestable. Mientras esté entre los 50 y 60 estará estable. Creo que esto mientras no pierda los 50 dólares se puede aguantar.

Declaraciones a Radio Intereconomía