Las expectativas de un mundo al que vuelve el crecimiento y la inflación ha animado a los inversores. En los dos últimos meses, las carteras de los gestores han reducido en un punto porcentual el nivel de efectivo y han retornado en masa hacia la bolsa estadounidense.
 
Estas son algunas de las conclusiones de la última encuesta de gestores de BofAML. En concreto, el nivel de liquidez ha pasado del 5,8% en octubre al 4,8% en diciembre.  Una reacción coherente con otros resultados como que las perspectivas de crecimiento e inflación están en máximos de cinco años.  Además, las previsiones de beneficios de las compañías se sitúan en máximos de seis años y solo un 6% de los gestores creen que la rentabilidad de los bonos va a caer el año que viene.

diciembre bofa

Liquidez
Las últimas tres veces que el nivel de liquidez ha caído un punto porcentual en dos meses (2001 & 2002) el rally en el que se había producido se paralizó. Con todo, dicen en BofAML que la encuesta actual no muestra un exceso de codicia  y los niveles de efectivo todavía son elevados si se compara con los bonos y la renta variable.


efectivo en diciembre


Cambio de perspectivas
Con la subida de tipos de la FED a un paso y el cambio de perspectivas económicas en Estados Unidos, una de las primeras consecuencias ha sido un aumento de la fortaleza del dólar. De hecho, en diciembre se ha alcanzado el tercer mayor porcentaje de los últimos diez años de encuestados que consideran que el dólar está sobrevalorado.

Así las previsiones de crecimiento económico entre los gestores están en máximos de 19 meses y las de inflación son las segundas más altas desde junio de 2004.

Con la normalización monetaria en el visor, uno de los sectores más beneficiados ha sido el bancario. La asignación a esta industria ha alcanzado máximos y ahora un 31% de los encuestados afirman que la sobreponderan en sus carteras. Este porcentaje está muy por encima de la media de largo plazo.

En este entorno, un 54% de los gestores encuestados considera que la rotación a industrias cíclicas y sectores inflacionarios continuará el año que viene. Este porcentaje ha sufrido un aumento desde el 44% el mes anterior.  Un 13%, no obstante, considera que ya se habría acabado y el resto piensa que seguirá hasta finales de este año.

Asignación de activos
Renta variable: En estos momentos ha aumentado con fuerza el porcentaje de gestores que sobrepondera la bolsa desde el 8% en noviembre al 31% este mes.  Este nivel está en línea con la media histórica.
Bonos: Por el contrario, el porcentaje de inversores que infrapondera la renta fija ha caído con fuerza desde el 48% hasta el 58% en solo un mes.  La cifra está por debajo de la media histórica.

Materias primas: También ha sufrido una mejora significativa la visión sobre las materias primas. Ahora la sobreponderan un 5% de los encuestados cuando hace un mes un 2% de ellos la infraponderaban.
En este sentido, tras las caídas de las últimas semanas un 6% de los gestores que han participado en este estudio afirman que el oro está infravalorado. Se trata del porcentaje más alto en siete meses.

Posicionamiento en activos


Distribución geográfica
En este entorno, Estados Unidos ha sido una de las regiones más favorecidas en el último mes. La asignación de activos a renta variable de país está en máximos de 2 años y un 15% de los participantes en la encuesta la sobreponderan, frente al 4% de hace un mes. Este nivel está por encima de la media histórica de largo plazo.

Por el contrario, Europa cada vez gusta menos, a pesar de ser la región por la que apostaban la mayor parte de las firmas antes de que se iniciara el ejercicio. Así, la bolsa del viejo continente está infraponderada en un 1% de las carteras de estos gestores, frente a  la posición de sobreponderar en un 8% de hace un mes.

También ha caído la asignación a renta variable emergente, que ahora mismo ha pasado de estar sobreponderada por el 4% hace un mes al 3% ahora.

Asignación geográfica


Sectores
El dinero ha comenzado a rotar desde sectores de crecimiento como tecnológicas o salud y utilities a materiales básicos, bancos y cíclicas.  La asignación a industriales ha alcanzado máximos de dos años y medio.

Cisnes negros de 2017
Si hay algo a lo que nos hemos acostumbrado en 2016 es que los cisnes negros existen, que a veces vienen en manada y que en ocasiones los mercados los ignoran. En este entorno, los encuestados consideran que los principales riesgos para la economía el año que viene son varios:

- Un 29% apunta a la desintegración de la Unión Europea o un default bancario

- Un 26% señala a un crash en los bonos

- El 19% considera que el mayor riesgo está en la devaluación China o en un pinchazo de la burbuja inmobiliaria de este país.
 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“La inflación podría ser el mayor riesgo económico durante la legislatura de Trump”