A pesar de las turbulencias del mercado de renta fija europea durante el 2011, los fondos de esta categoría con rendimiento fijo fueron los más rentables del año gracias al impulso de las últimas semanas del año. Los

A pesar de las turbulencias del mercado de renta fija europea durante el 2011, los fondos de esta categoría con rendimiento fijo fueron los más rentables del año gracias al impulso de las últimas semanas del año. Los rendimientos van desde el 1,91% de los monetarios hasta el 1,20% de la renta fija duración. Por el contrario, los fondos de renta variable se han visto arrastrados por el mal comportamiento bursátil y han arrojado pérdidas del 11,38%, según informe de Ahorro Corporación. De hecho, sólo un fondo de bolsa que se ubica entre los 20 más rentables del año, el JB EF Biotech-USD B, que invierte en biotecnología y ha obtenido un rendimiento del 15,5%.

Además, el 82% de los fondos de renta variable española batieron la rentabilidad del Ibex 35 debido a que “es un índice con pocos valores y gracias también a la gestión activa con posiciones concretas en valores que lo han hecho bien”. Sin embargo, “para este 2012, no creo que la bolsa española destaque, a pesar de que se puedan solucionar ciertos problemas”, dice José María Luna, Director de análisis de de Profim EAFI.

De cara a este 2012, desde Tressis creen que “el próximo año veremos volatilidad, pero las emisiones corporativas, tanto de renta variable, como fija, son nuestras favoritas. Dentro de éstas, si tuviéramos que elegir, nos quedaríamos con el crédito por el perfil de mayor protección de capital”.

No obstante, José María Luna puntualiza que, “si la situación del 2012 fuera igual que en el 2011 o peor el escenario sería como el japonés, estancamiento económico y ausencia de inflación. En este escenario, los productos estrellas serían la deuda pública de los países más sanos o con mayor credibilidad, como EE.UU. Suiza, Canadá y Alemania; la renta fija corporativa, sobre todo la de mayor calidad crediticia; productos de retorno absoluto o gestión flexible; sin embargo, la renta fija, en este escenario, tendría que ser mínima y centrada en EE.UU..

En cambio, “si se avanza en mayor credibilidad hacia Europa y los datos económicos de EE.UU. apuntan al crecimiento, los productos estrella serían la deuda privada de calidad crediticia media o media-baja; la deuda pública de puerto seguro; y la renta variable de EE.UU., Alemania y Asia, excepto Japón”.