Los europeos que viajan en tren podrán exigir desde hoy compensaciones por el retraso o cancelación de su viaje y por la pérdida de maletas, al entrar en vigor una nueva normativa que equipara los derechos de estos pasajeros a los de avión y refuerza la protección de los usuarios con discapacidad o problemas de movilidad.

   Entre las novedades, los pasajeros podrán reclamar la devolución de entre un 25 y un 50% del billete por retrasos superiores a una hora en la salida de su tren. También tendrán derecho a recibir 1.285 euros por maleta dañada o extraviada y se fijan indemnizaciones de al menos 21.000 euros en caso de fallecimiento