La banca podría necesitar entre 30.000 y 50.000 millones de dólares en capital adicional para hacer apoyar a sus nuevas unidades de negocio en Europa de producirse un Brexit duro, según un estudio elaborado por Oliver Wyman.

Entre 30.000 y 50.000 millones de dólares de capital adicional podrían ser necesarios para que los bancos respalden sus nuevas unidades de negocio si finalmente la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) se produce sin acuerdos entre las partes, esto es, si finalmente asistimos al conocido como Brexit duro.

Esta es la conclusión principal de un estudio elaborado por Oliver Wyman, en el que se detalla que estas cifras serían el equivalente a entre el 15% y el 30% del capital que las entidades comprometen actualmente en la región.

Además, añade la consultora, los costes operativos podrían aumentar en 1.000 millones de dólares, ya que las funciones anteriormente manejadas desde la City de Londres se tendrían que duplicar en el continente.

Vea también: Llegamos al periodo estival en plena fase de consolidación

“Un Brexit duro, bajo el cual los bancos pierden el acceso privilegiado al mercado único de la UE fragmentaría el mercado bancario mayorista europeo”, afirman sus expertos Matt Austen y Lindsey Naylor. “También lo haría significativamente menos rentable. Las entidades podrían ver desaparecer hasta dos puntos porcentuales de su ROE”, advierten.

Por otro lado, el informe estima que esta ‘desconexión’ podría sacar de Reino Unido hasta 35.000 puestos de trabajo en la industria de servicios financieros del país, incluyendo hasta 17.000 de la banca mayorista.

“Los nuevos desafíos que implica el Brexit plantearán cuestiones difíciles sobre la viabilidad de algunas actividades. De hecho, puede que algunos bancos opten por retirar capacidad del mercado europeo en su conjunto y reubicarse en otras regiones, como Asia o Estados Unidos”, concluyen.

Vea también: Dos Utilities españolas presentan las mejores perspectivas del sector en Europa