Los mercados están tranquilos, con Grecia con un pie fuera del euro y las bolsas subiendo. José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney reconoce que “el resultado de Grecia es muy preocupante y es un elemento sistémico de alta magnitud. Es malo que las bolsas suban porque los políticos se confunden”.
Sólo por prima de riesgo las bolsas deberían haber caído. “El bono alemán siempre va hacia abajo y hasta llegar al modelo de Japón todavía le queda margen. La gente se ha acostumbrado a lo de Japón y dice que es bueno, pero lleva diez años sin crecer….eso no es lo que deberíamos estar pensando los europeos”.

Respecto al rescate de Bankia, Díez reconoce que “todo lo que es menos del PIB se nos queda pequeño, no debe haber muchos casos en el mundo donde se hace algo así por una entidad financiera”. No puedes tenerla dos semanas en las portadas de los periódicos y esperar al viernes para sacar un plan, “las entidades tienen credibilidad y marca, es un bien público que no se debería jugar con él”. El informe del FMI ya fue extraño, no es habitual que un organismo internacional estigmatice a una entidad. Si miras los rating, “el grupo tiene un problema en BFA donde se puso el suelo adjudicado antes de la salida a bolsa. Supongo que no gusta que hayamos dado 15.000 millones avalados por el estado para que pida dinero al BCE. La entidad que salió a bolsa deber tener problemas pero no muy diferentes al resto”.

En Europa, sigue el debate en torno a la posibilidad de extender los plazos de cumplimiento de los objetivos de déficit. “Una cosa es que hagas reglas fiscales a futuro en las finanzas públicas y otra cosa es que a corto plazo haya margen de maniobra para usar la política fiscal. O das una respuesta contundente o el euro estará en cuestión”, concluye en Radio Intereconomia.