Chipre es donde está el riesgo, las negociaciones están siendo duras, es sorprendente lo que se ha pedido sobre los depósitos pues no había pasado en ninguno de los países rescatados y no se ha pedido nada ni a lo que tenían bonos de los bancos. 

La situación que estamos viviendo en Chipre es  complicada que podría haber provocado un efecto contagio.

Ha pasado con Italia, Chipre. Los bancos centrales están apoyando vía liquidez a los mercados, con una volatilidad en mínimos históricos. Un bono high yield de alto riesgo está pagando un 1.78%, las rentabilidades son mínimas con lo que a vencimiento no te puedes quedar allí. Si no lo ganamos por margen de intereses, como tengamos que provisionar más porque la mora siga subiendo, puede ser muy negativo. Las valoraciones en EEUU ya no son tan baratas, se puede seguir manteniendo mientras los bancos centrales sigan con estas compras.